FANDOM


Resumen

Las redes sociales llegan al Castillo de Bowser por fin. ¿Se engancharán a ellas nuestros secuaces preferidos? Por otra parte Kamek intenta retener a sus secuaces aumentándoles desorbitadamente sus salarios. ¿De dónde sacará tanto dinero para pagarles? Esto y mucho más en el episodio que viene a continuación.

Música

Máquina atención Se recomienda que abra las músicas en pestañas diferentes

1. Música 1

2. Música 2

Intro LTS Temp.7. Bill Banzai

(El Reino Champiñón al amanecer. La luz empieza a cubrir todos los territorios del reino, incluido el castillo. En la habitación de Kamek duermen tranquilamente el Magikoopa, su padre, Kammy y Goombi. De repente, alguien llama a la puerta usando el timbre y los cuatro se despiertan)

- Kamek. (Despertándose lentamente) Argh... ¿Pero quién llama a estas horas?

- Goombi. (Mira el reloj) Las 8 y 3 minutos... ¿De dónde sacan los secuaces tanta energía para despertarse a estas horas?

- Kammy. (Quitándose el antifaz para dormir y poniéndose las gafas. Se peina un poco y se pone su gorro) Déjame que abra yo la puerta. El que esté al otro lado se va a arrepentir de haber llamado a estas horas.

- Kamek. No, no. Voy a abrir yo. A ver si va a ser algo importante.

- Goombi. (Irónico) A estas horas será el fantasma de Spiriny, que ronda por los pasillos...

(Kamek abre la puerta y encuentra al otro lado al Trío de Élite, a Bombazulina, a Korokoopa, a Kaproopa, a Fuzzya, a Don Huesito, a Robert, a Ratónito y a Rita-disc gritando a la vez a Kamek. Todos entran a la fuerza en la habitación y despiertan del todo a Goombi, a Kammy y al padre de Kamek)

- Kamek. ¿Pero qué os pasa? ¿Qué hacéis aquí? ¡¡Callaos!!

- Rita-disc. ¿Pero cómo no nos dices que estamos en peligro por un meteorito?

- Kaproopa. Asteroide, Disc. No maquilles la realidad.

- Kamek. (Mira a Robert furioso) ¡¿Se lo has contado, traidor?!

- Robert. Era mi deber.

- Kamek. Ah, ¿sí? Pues recoge tus cosas, estás despedido.

- Robert. Vale, mejor. Así me voy antes del reino.

- Kamek. ¡No! No te vayas. Readmitido.

- Guydo. Kamek, ¿cuándo pensabas contarnos lo del asteroide?

- Kamek. Pues cuando se confirmara que no hay solución.

- Fuzzya. Uy, seguro que serías capaz de atraparnos en este castillo hasta que todo quedara arrasado.

- Ratónito. Kamek, hemos decidido irnos de este castillo. A ver si con el retraso nos quedamos sin oportunidad para escapar.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡No os podéis ir! El amo Bowser me mataría. Os subo el sueldo si os quedáis aquí hasta que tengamos nuevas noticias del asteroide.

- Paratroopi. ¿Cuánto nos lo subes?

- Kamek. Un 5%. (Todos se giran para irse de la sala) ¡¡No!! ¡Esperad! Un 25%. (Van saliendo poco a poco) ¡¡Eh!! ¡¡Un 50%!! (Siguen saliendo) ¡¡Os duplico el sueldo!! (Siguen saliendo) ¡¡Os lo triplico!! (Todos se paran y empiezan a entrar de nuevo en la sala) Vosotros ganáis, chantajistas.

- Don Huesito. Una pregunta, jefe Kamek. ¿Por qué no usas el combustible del castillo en volar hasta un lugar seguro? Así te asegurarás de que no nos iremos.

- Kamek. No podemos. Nos gastamos todo el combustible desplazando el castillo cuando lo de Clawdia y ahora estamos secos. Y encima no podemos importar más combustible porque con esto del asteroide han cortado las comunicaciones. Y ahora marchaos de mi vista. No os quiero volver a ver en todo el día.

(Todos se van marchando menos Korokoopa, Don Huesito y Paratroopi)

- Korokoopa. Kamek, yo no estoy del todo contento con mi aumento de sueldo. ¿Podrías habilitarme el centro en venta de la planta baja del castillo que ya no utilizas para nada? Quiero dar clases de informática.

- Kamek. Ni de broma.

- Korokoopa. Pues Kaproopa y yo nos vamos del castillo.

- Kamek. ¡Espera! Tú ganas, maldito aprovechado. Haz con el centro de reclutamiento lo que quieras.

- Korokoopa. Muchas gracias, jefe Kamek. Es un placer hacer negocios contigo. (Korokoopa se va del lugar)

- Kamek. (Mirando a Don Huesito y a Paratroopi) ¿Y vosotros qué queréis? No me chantajeéis más, por favor. Dejadme vivir lo poco que me quede.

- Paratroopi. Kamek, yo venía a entregarte un dibujo que hice por mí mismo. (Le da un trozo de papel con un dibujo simple y mal hecho del Castillo de Bowser. Está mal coloreado, pues a veces el color se sale del contorno)

- Kamek. (Lo mira extrañado) Paratroopi, esto ya es demasiado infantil incluso para ti...

- Paratroopi. No, es que Goombi me había pedido un dibujo mío por curiosidad. Y a mi no se me da muy bien dibujar...

- Kamek. Ay... Qué se te dará bien a ti, Cabo Paratroopi...

(Aparece detrás de la puerta un Donojo, ese enemigo que aparecía en la Mansión Boo de SM64 y que era un ojo, llamado Marth. Lleva un gorro y un monóculo consigo)

- Marth. (Con tono señorial) Buenos días.

- Kamek. Hola. ¿Usted quién es? ¿Y cómo ha llegado hasta aquí?

- Marth. Permítame presentarme. Mi nombre en Marth Robinson, experto en obras de arte y llevo un rato admirando la sorprendente obra de arte que este Paratroopa ha creado.

- Kamek. ¿Este dibujo? Pero si parece que lo ha hecho un niño pequeño.

- Marth. Nunca desprestigie a un creador de obras de arte por su actitud de rebeldía frente a la sociedad que le consume día a día.

- Goombi. (Le susurra al oído a Kamek) Yo no entiendo a este hombre. ¿En qué idioma habla?

- Marth. (Señala a Paratroopi) Este chico tiene talento. Su estilo en el dibujo refleja el más puro estilo vanguardista que imperaba en obras pictóricas y literarias del siglo XIX. Pertenezco a un grupo de expertos que se dedican a poner precio a obras de arte y me gustaría comprar esta para añadirla a mi colección.

- Kamek. Un momento. ¿Entonces está diciendo usted que hay idiotas que compran cuadros con dibujos estúpidos o sin sentido pagando un gran dineral por ellos?

- Marth. Exacto. ¿Podría comprarlo por... hmmm... tal vez 53.000 monedas?

- Kamek. (Traga saliva y se atraganta. Tose un par de veces y se recupera) Ha... Ha dicho... ¡¿53.000?!

- Marth. ¿Es poco tal vez? Dígame usted una cantidad adecuada.

- Kamek. Eh... N-no. Esa cantidad está bastante bien.

- Marth. Bien, pues dentro de un rato le pago, que tengo que ir al baño. (Marth y Paratroopi se van. Kamek está muy sonriente)

- Kamek. Me parece que ya sé cómo voy a pagar los nuevos sueldos de mis secuaces sin perder una sola moneda, je, je...

- Don Huesito. Jefe Kamek, quería decirle algo pero no quería interrumpirle.

- Kamek. ¿Qué pasa?

- Don Huesito. Ayer por la noche, cuando volví a mi habitación había recibido en mi móvil varias llamadas perdidas... Y esas llamadas perdidas eran de los padres de Spiriny...

(Kamek se queda sin palabras)

- Goombi. Pues empieza bien el día... La verdad es que hay días en que es mejor no levantarse...


Diálogo

CB
(Un cuarto de hora después se encuentran Don Huesito y Kamek en la habitación de Don Huesito. Kamek está escuchando de nuevo la grabación de llamada perdida de los padres de Spiriny)

- Buzón de voz. Spiriny, cariño, somos tus padres. Te llamamos porque hemos visto las noticias y queríamos saber si estás bien. Si lo del asteroide no mejora, ven a nuestra casa cuanto antes. Muchos besos para ti y saluda a tus compañeros.

- Kamek. (Casi sin palabras) Pero no puede ser...

- Don Huesito. ¿Pero no murió Spiriny?

- Kamek. Claro. ¡Si hasta sus padres asistieron al funeral!

- Don Huesito. ¿Entonces por qué han dejado un mensaje en su buzón de voz como si siguiera vivo?

- Kamek. No sé. Yo no entiendo nada.

- Don Huesito. ¿Y si los que asistieron al funeral no eran sus padres?

- Kamek. ¿Qué? No puede ser. Ellos mismos me dijeron que eran los padres de Spiriny. Luego se marcharon del lugar al poco rato porque decían que no podían seguir estando allí.

- Don Huesito. Jefe Kamek, esto me da muy mala espina... A mi me parece que esos dos que vinieron al funeral se hicieron pasar por los padres de Spiriny.

- Kamek. ¿Y por qué alguien querría hacer eso?

- Don Huesito. Para comprobar que Spiriny estaba muerto de verdad...

- Kamek. ¿Estás diciendo que alguien quería ver muerto a Spiriny?

- Don Huesito. Probablemente...

- Kamek. Voy a llamar a los padres para comprobarlo. (Da al botón de rellamada, espera un minuto y sale el buzón de voz del otro móvil)

- Buzón de voz. Lo sentimos, el teléfono al que intenta llamar está apagado o fuera de cobertura. Inténtelo más tarde.

- Kamek. Demasiados misterios y cosas sin sentido. Más tarde volveré a llamar a los padres de Spiriny, que tengo cosas importantes que hacer.

(Kamek alza su varita y desaparece del lugar)

_______________________________________________________________

CB Local bajo izquierda
(En el antiguo y cerrado centro de reclutamiento en la planta baja del castillo se encuentra ahora un centro de informática de Korokoopa. Dentro del centro se encuentran decenas y decenas de ordenadores ordenados en filas. Korokoopa se encuentra al fondo con un ordenador más moderno y mirando al resto de alumnos. Algunos secuaces han entrado para empezar clases, entre ellos el Trío de Élite, Bombazulina, Fuzzya y Ratónito. Entra Kammy en el centro)

- Kammy. ¿Y esto qué es? ¿La nueva sala de máquinas?

- Korokoopa. Buenos días, Kammy. ¿Quiere dar clases de informática?

- Kammy. ¿Qué pasa? ¿Que porque soy mayor significa que no sé manejar un triste ordenador? ¿Y encima me estás llamando vieja? ¿Cómo te atreves? Yo soy una experta en la informática.

- Fuzzya. Kammy, pero si Korokoopa no le ha dicho nada.

- Kammy. ¿A ti quién te ha pedido opinión? ¿Te pregunto yo por qué el saco de huesos sigue intentando ser tu novio con lo fea que eres?

- Ratónito. ¿Algún día te callarás, vieja bruja?

- Kammy. Sí, cuando explotes de lo gordo que estás.

- Korokoopa. Kammy, te lo volveré a preguntar antes de invitarte amablemente a abandonar el centro. ¿Quieres dar clases de informática?

- Kammy. Venga, vale. (Se sienta en frente de uno de los ordenadores)

- Korokoopa. (Suspira) Bueno, ya que estamos completos, iniciemos la sesión. Encended todos vuestros ordenadores.

- Kammy. ¿Cómo se enciende el ordenador?

- Korokoopa. Kammy, ¿no eras una “experta en la informática”?

- Kammy. Sí, pero la edad no perdona. ¿Me vas a ayudar o no, blancucho?

(Korokoopa se acerca a su ordenador y se lo enciende)

- Korokoopa. Bien. Seguro que muchos de vosotros sólo habréis utilizado el ordenador para ver algunas pocas páginas, pero hay todo un mundo que desconocéis. Conmigo aprenderéis a llegar a páginas repletas de juegos, de vídeos e incluso conseguiréis vuestra propia cuenta en redes sociales. Y el resto os lo dejaré a vosotros para que investiguéis por vuestra propia cuenta.

- Ratónito. Espera un momento. ¿En Internet puedes encontrar cualquier cosa?

- Korokoopa. Por supuesto.

- Ratónito. ¿En serio? ¿Podría encargar comida y que me la lleven al castillo?

- Korokoopa. Hay mil maneras disponibles de hacerlo. Además todos los supermercados tienen sus páginas web para mostrarte a distancia los productos.

- Ratónito. ¡¿En serio?! Estas clases son un milagro. No me voy a perder ni una.

- Guydo. Ay, pues yo quiero comprarme una máscara nueva, que esta ya es bastante antigua.

- Goombilón. Y podríamos comprar camas nuevas con nuestros nuevos sueldos, porque por las noches me cuesta dormir.

- Bombazulina. Eso es por el calor.

- Fuzzya. Y por los mosquitos.

- Korokoopa. Y por las fiestas. No nos olvidemos de las malditas fiestas que hacéis que no dejan dormir. En fin, empecemos con lo bueno.

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

CB Local bajo izquierda
(En el centro de informática se puede ver a Korokoopa dando instrucciones a todos sus alumnos. Guydo está creando una cuenta en Facebook y riéndose con sus amigos Paratroopi y Goombilón al ponerse como avatar una imagen graciosa. Paratroopi crea una cuenta en Tuenti. Goombilón intenta crear una cuenta en Instagram pero al no tener manos no lo consigue, por lo que necesita ayuda de Guydo)

...............................................................................................................................

(Kammy crea una cuenta en Twitter usando un email que se acaba de crear: atrabajarpandadevagos@incompetentes.com, y empieza a meterse en el mundo de esa red social)

...............................................................................................................................

(Bombazulina, aunque tampoco tiene manos, consigue manejar el teclado y el ordenador con sus pies, crea una cuenta en YouTube, saca su móvil y se pone a grabar vídeos para subirlos posteriormente a la página. Fuzzya, por otra parte, busca juegos en diversas páginas)

...............................................................................................................................

(Ratónito, por su parte, busca comida y más comida en muchas páginas y pulsa constantemente el botón de comprar)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones
(Horas después la clase ha terminado)

- Korokoopa. Por hoy ya hemos acabado, chicos. Mañana daremos más clase, ¿vale?

(Todos se levantan y se van marchando del lugar. Korokoopa es el último en salir, apaga las luces, cierra el centro y sale a la sala principal de la planta baja. Cuando sale, encuentra toda la planta llena de cuadros colgados en las paredes, obras hechas por Paratroopi que, como eran de esperar, están fatalmente echas. Sin embargo la sala está llena de gente elegante contemplando las obras. Ratónito limpia el suelo entre multitud de personas)

- Ratónito. ¿Podéis dejar de ensuciar el suelo? Me está costando mucho limpiarlo.

- Korokoopa. (Se acerca a Ratónito) Ratónito, ¿quién es toda esta gente? ¿Y qué hacen dibujos horribles colgados en las paredes?

- Ratónito. Esta gente son expertos analizadores de obras de arte o algo así. Y esos dibujos los ha hecho Paratroopi. Al parecer esta gente los consideran obras de arte y Kamek las está vendiendo. ¿Te lo puedes creer?

- Korokoopa. (Se acerca a un cuadro) ¿Pero cómo puede ser una obra de arte este zurullo?

- Marth. Perdone, joven, pero esta obra recoge los ideales vanguardistas más puros del finales del siglo XIX. Su autor, don Paratroopi, es sin duda un genio.

- Korokoopa. ¿Pero qué clase de tontos sois vosotros? Esos cuadros los ha pintado un tarado con un cubo de playa en la cabeza.

- Marth. Eso lo dice usted porque no entiende de arte.

- Korokoopa. Lo reconozco, no entenderé de arte, pero al menos tengo ligeras nociones básicas. Y esto no es arte ni por asomo, por Dios.

- Marth. Bah, dejemos esta conversación que no lleva a ningún sitio. Compraré este cuadro por... 45.000 monedas.

- Korokoopa. (Coge aire fuertemente) ¡¿45.000 monedas por esto?! ¡Pero si debería regalarlos el autor! O incluso pagar por que se los lleven.

(Marth se va del lugar y Ratónito se acerca a Korokoopa)

- Ratónito. La verdad es que timar a esos pobres tontos le hará ganar a Kamek mucho dinero.

- Korokoopa. Cierto. Y a mi se me está ocurriendo algo muy bueno que me hará ganar mucho dinero, je, je...

- Ratónito. O me lo cuentas o me chivo a Kamek.

- Korokoopa. Ay que ver... ¿Para qué hablaré en alto? Bueno, aquí va mi idea: yo dibujaré cuadros mal hechos al estilo de Paratroopi y los expondré en este lugar. Con suerte algún pardillo me pagará un buen dinero por ellos.

- Ratónito. Esa es buena idea. Me la quitaste de la lengua.

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Mientras tanto, en la habitación de Kamek se encuentran discutiendo casi en el pasillo Kamek, Fuzzya, Don Huesito, Kaproopa y Rita-disc. Kammy está frente al ordenador dentro de la habitación)

- Kamek. Esta es la última vez que lo repito. No pienso quitar los cuadros de la planta baja del castillo.

- Kaproopa. Pero Kamek, esa zona se ha llenado de extraños. ¿Y si alguno roba algo?

- Kamek. Hay vigilancia.

- Rita-disc. ¿Y si se enfrentan dos o más compradores por un cuadro?

- Kamek. Pues que lo hagan. Aquí el que ofrece más dinero es el que se lleva el premio.

- Fuzzya. Pero Kamek, ¿te has vuelto loco? Esto es una fortaleza. Aquí trabajamos para secuestrar a la princesa Peach y defendernos de Mario.

- Kaproopa. Ah, ¿pero seguís secuestrando a la princesa todavía?

- Kamek. Sí. Tenemos una media de dos veces por semana.

- Fuzzya. No puedes transformar este castillo en un museo, y encima con cuadros tan feos.

- Kamek. Oye, cuando montásteis aquí una central nuclear, unos aerogeneradores y dos pares de paneles solares yo no me quejé.

- Rita-disc. Ejem... Fue tu madre, Kamek. Nosotros no quisimos en ningún momento.

- Kammy. (Deja de mirar la pantalla de su ordenador y mira a Rita-disc) ¿Tú qué tienes que decir de mi, eh? Volved todos al trabajo, panda de vagos chantajistas. Que aprovecháis cualquier momento para sacarle dinero al fantoche de mi hijo.

- Kamek. Exactamente. Y por eso mismo no voy a quitar los cuadros, porque ellos son los que están pagando vuestros nuevos y desorbitados sueldos. ¿Entendéis? (Todos asienten algo descontentos) Pues entonces o hay museo u os reduzco el sueldo. Y ahora todo el mundo a trabajar. ¡¡Ya!!

(Todos se van yendo y Kamek cierra la puerta)

- Kammy. Te toman por tonto, hijo. Estás perdiendo la lealtad de tus secuaces.

- Kamek. No, si eso ya lo perdí hace mucho tiempo... Madre, ¿no crees que llevas un buen rato frente al ordenador? Se te va a cansar la vista.

- Kammy. Hijo, tú no eres mi padre, así que no digas lo que debo o lo que no debo hacer, que para eso ya está tu padre Kamek.

- Kamek. Oye, y ahora que lo dices, ¿dónde está papá?

- Kammy. Se ha ido a la Isla de Yoshi, a visitar su castillo.

- Kamek. ¡¿Ya habéis roto?! ¿Tan pronto?

- Kammy. ¡No! Seguimos igual que siempre, sólo que él cree que si no va allí de vez en cuando sus esbirros se descontrolan. (Mira el ordenador y pone cara de alegría) ¡¡Sí!! ¡¡Ya tengo 1.027 seguidores en Twitter!!

- Kamek. ¿En dónde?

- Kammy. En una red social. Me estoy haciendo famosa publicando fotos y vídeos que encuentro en tu biblioteca o que hago yo misma.

- Kamek. ¡¿Qué?! Pero madre, ahí escondo fotos muy personales. No habrás subido aquella foto cuando yo llevaba un traje rosa de princesa puesto, ¿no?

- Kammy. Eh... Sí. Pero has recibido 341 Me gusta.

- Kamek. ¡¡Aaaargh!! Madre, un día voy a tirar el ordenador por la ventana.

- Kammy. No hay huevos de Yoshi para hacerlo. Bueno, me voy a fastidiar a tus secuaces. Ya que te chantajean, que por lo menos no se vayan de rositas.

(Kammy alza su varita y desaparece)

- Kamek. Haz lo que te dé la gana. Yo me desentiendo de todo. ¡¡De todo!! A ver cuándo impacta el meteorito y acaba todo este sufrimiento de una vez.

_______________________________________________________________

CB Trío de Élite
(En la habitación del Trío de Élite, están los tres descansando hasta que aparece Kammy)

- Guydo. Kammy Koopa. ¿Qué hace por aquí tan bella mujer?

- Kammy. (Le responde también irónicamente) Vengo a conocer a tu novia. Ah, qué tonta, que no tienes y no vas a tener por raro.

- Paratroopi. Kammy, dinos qué haces aquí.

- Kammy. Que ya voy, tonto del cubo. Os propongo una competición: vosotros contra mí.

- Goombilón. ¿Y de qué es la competición? Porque si es de mala leche estamos perdidos.

- Kammy. No, tranquilos. La competición es de conseguir seguidores en las redes sociales, en todas en las que estéis inscritos. Vosotros podréis sumar las vuestras, y tendréis que competir contra mi.

- Guydo. Pero Kammy, tres contra uno es un poco injusto, ¿no?

- Kammy. No lo creas. Me he hecho muy famosa en las redes sociales. En Twitter me aclaman y en Facebook me adoran.

- Paratroopi. ¿Pero quién le va a adorar si es una vieja bruja?

- Kammy. Pues mucha gente que le encantan las fotos y vídeos que subo. Hace un rato subí un vídeo que grabé de la rata gorda mientras le tiraba por las escaleras y tengo más de 300 Me gusta ya.

- Goombilón. ¡¿Has tirado a Ratónito por las escaleras, bruta?!

- Kammy. Sí, pero en el vídeo no hay pruebas de que sea obra mía, je, je. En fin, ¿os apuntáis o sois tan gallinas de teméis perder?

- Guydo. Nos apuntamos sin dudarlo, ¿verdad compañeros? (Paratroopi y Goombilón asienten) Y te vamos a dar una buena lección, vieja loca.

- Kammy. ¿Ah sí? ¿Qué te apuestas?

- Guydo. Nuestros tres sueldos de un mes.

- Goombilón. Sargento Guydo, deja de hablar que se te está yendo la cabeza.

- Kammy. Hecho. Si en el día de hoy no conseguís superarme en número de seguidores, este mes no cobráis. Y si ganáis vosotros, mi hijo os pagará el doble.

- Guydo. Ve diciéndole a tu hijo que va a perder dinero.

(Kammy alza su varita y desaparece)

- Paratroopi. Guydo, ¿te das cuenta de la estupidez que acabas de hacer? Va a ser imposible superarla.

- Guydo. Que no. Si sumamos todos nuestros seguidores podemos superarla. Hacedme caso por una vez. Y ahora vamos a hacernos fotos en los lugares más molones para ganar unos cuantos seguidores más. Debemos superar a esa bruja.

_______________________________________________________________

(Comienza la música 2)

(Paratroopi se graba a sí mismo con la cámara de su móvil)

- Paratroopi. Buenas a todos, seguidoras y seguidores. Hoy empezaré en exclusiva una investigación que haré para vosotros, y la llamaré: “En busca de fantasmas”. Vamos a presenciar fantasmas en su estado puro y cosas aterradoras.

(Paratroopi graba el pasillo oscuro por el que camina lentamente. Llega a una puerta y vuelve a enfocarse a sí mismo)

- Paratroopi. Ya hemos llegado a la habitación embrujada. Pido a la gente sensible que se abstenga de ver esto...

(Paratroopi abre lentamente la puerta y encuentra la sala enteramente a oscuras. Ve una luz al fondo de la sala; es el baño)

- Paratroopi. La luz viene del baño... Vamos a ver quién o qué hay dentro... (se acerca lentamente y abre sigilosamente la puerta del baño. Encuentra allí a Robert cepillándose los dos dientes de su máscara sin que este note su presencia)

- Robert. (Ve a Paratroopi a través del espejo) ¡¡Aaahh!! Cabo Paratroopi, no me des esos sustos. Yo soy el que los da, no el que los recibe.

- Paratroopi. (Se vuelve a enfocar a sí mismo) Como podéis ver, hay un fantasma que encanta la habitación. Su nombre es Robert. ¿A que da miedo?

- Robert. Uh, pero si esta habitación es mía. Me la dio Kamek.

- Paratroopi. (Ignorando a Robert) Cuantos más seguidores consiga con este vídeo, menos quedará para que conozcamos a la siguiente bestia, una que dará mucho más miedo que este fantasma.

- Robert. Cabo Paratroopi, haz el favor de salir de mi habitación.

...............................................................................................................................

(Goombilón, por otra parte, usa un programa para grabar la pantalla de su ordenador)

- Goombilón. ¡Bienvenidos, queridos seguidores! Hoy váis a ver cómo supero un juego que recientemente ha salido a la venta. Su nombre es Los secuaces de Bowser y, como estaréis viendo en vuestras pantallas, empieza con un Goomba que sale despedido desde el Turbokoopa y acaba en el interior de una montaña, solo. Su misión será la de salvar a su amo, el amo Bowser, reclutando al resto de secuaces que se encuentre por el camino. Empecemos...

(Tiempo después, Goombilón tiene que jugar contra Goombilón oscuro)

- Goombilón. Uh, ¿pero qué? ¡Ese Goombilón soy yo! Y... ¿estoy poseído o algo? (Se mira su cuerpo en la realidad) Yo no me noto nada raro... ¿Estaré enfermando? Ay... (apaga el ordenador) A ver si yo también estaré oscureciendo en la realidad... Ay...

...............................................................................................................................

(Por otra parte, Guydo se hace muchas fotos desde lugares peligrosos para ganar seguidores. Primero se hace un par de fotos tumbado en una plataforma muy cercana a la lava del sótano del castillo. Luego se hace más fotos en una sala llena de pinchos. Más tarde se hace fotos mientras se sujeta a una cuerda situada encima de un lago lleno de Cheep-Chomps)

...............................................................................................................................

(Tiempo después, Goombilón sujeta difícilmente la cámara de su móvil mientras camina por un pasillo)

- Goombilón. Hoy vamos a empezar un episodio de una serie que me acabo de inventar. De título la llamaré... hmmm... Los Tres Secuaces. Y tratará de que grabaré lo que dicen o hacen grupos de tres secuaces dentro del Castillo de Bowser. En este episodio vamos a ver a... (se asoma a una habitación y encuentra a Fuzzya, a Rita-disc y a Don Huesito) Hmmm... No está mal para empezar. (Graba el interior de la habitación sin que se den cuenta)

- Don Huesito. Fuzzya, ¿cuántas veces tengo que decirte que lo siento y que vuelvas conmigo?

- Fuzzya. ¿Cómo que volver, si nunca hemos estado juntos? Y ni lo estaremos.

- Don Huesito. ¿Pero por qué? Te he demostrado mi amor todo el tiempo. Si hasta estuve casi un año viajando para buscarte.

- Fuzzya. ¿Tengo que volver a recordarte que me hiciste quedar como una psicópata delante de quien sería mi novio en un futuro? Vete con tus amigos y déjame en paz.

- Rita-disc. Fuzzya, pasa de ese Huesitos de una vez...

- Don Huesito. El único amigo que tenía era Roger, el fantasma metido en el jarrón, pero se fue y no le he vuelto a ver. Y con respecto a lo de psicópata, era una bromilla entre amigos, mujer.

- Fuzzya. Ah, entonces ya todo está solucionado, jajaja.

- Don Huesito. ¿En serio?

- Rita-disc. (Mira a Fuzzya sin palabras) ¿En serio?

- Fuzzya. ¡¡No!! (Cierra la puerta de golpe y Don Huesito se queda mirando a la puerta frustrado)

- Goombilón. (Deja de grabar la escena) Y aquí habéis visto a estos tres secuaces. Mañana conoceremos a otros tres.

...............................................................................................................................

(Por otra parte Paratroopi está frente a otra puerta del castillo grabándose a si mismo)

- Paratroopi. Ahora presenciaremos en primera persona la imagen que probablemente sea la más terrorífica nunca vista. Vamos a ver una momia viva. (Abre la puerta lentamente y se puede ver al fondo de la sala a Kammy sentada frente a su ordenador. Paratroopi habla en todo muy bajo) Ahí la podéis ver. No hagamos mucho ruido o se enfadará.

- Kammy. (Con su audífono oye a Paratroopi y le mira) ¡¿Qué dices de mi, inútil?!

- Paratroopi. ¡Oh, oh! ¡¡Me ha visto!! (Sale corriendo hasta que pierde de vista a Kammy. Para para recuperar el aliento) Siento mucho que no hayáis podido verla por más tiempo, pero yo realmente temía por mi vida. Mañana intentaré sacarla en primer plano; nos vemos. ¡Hasta otra!

...............................................................................................................................

(Por otra parte, Guydo graba sigilosamente la habitación de Ratónito sin que este se de cuenta mientras come abundantemente)

- Guydo. (Susurrando al micrófono del móvil) Aquí podemos ver a un fiero depredador devorando a su presa sin piedad. Como podéis ver, el ratón salvaje se lanza sobre el trozo de queso sin necesidad de verlo. Sólo con olerlo ya nota su presencia.

- Ratónito. (Deja de comer y mira a varios lados) ¿Quién está ahí?

- Guydo. Oh, oh... Me ha descubierto… (Ratónito se levanta de su asiento y se acerca a Guydo) ¡¡Aaahh!! ¡¡Viene a comerme!!

- Ratónito. ¿Pero qué dices, Sargento Guydo? No iba a comerte.

- Guydo. (Saca una cruz hecha de lechuga) ¡¡Atrás, engendro maligno!!

- Ratónito. (Se echa para atrás al ver la verdura) ¡¡Aargh!! ¡¿Cómo te atreves a usar eso contra mi?!

- Guydo. (Saca una berenjena y se la tira) ¡Toma esa!

- Ratónito. (Cuando la berenjena le toca la piel, grita como si le hubiera dolido) ¡¡Aaaahh!! ¡¿Pero qué haces?! ¡Odio las verduras!

- Guydo. ¡Así aprenderás a no ir intimidando a la gente! (Sale corriendo del lugar)

- Ratónito. Pero si no hice nada...

(Para la música 2)

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Horas después, Kamek entra en su habitación y encuentra a Kammy frente a su ordenador muy nerviosa. Ratónito pasa por casualidad por el pasillo de esa planta y pega el oído a la puerta para escuchar la conversación)

- Kamek. Madre, ¿todavía sigues sin parar frente al ordenador? ¿Sabes acaso los problemas que eso te puede causar? Pérdida de visión, daños cerebrales...

- Goombi. Kamek, daños cerebrales ya tenía antes de engancharse al ordenador...

- Kammy. Es que no puedo perder la apuesta contra esos tres.

- Kamek. ¿Qué apuesta? ¿Qué tres?

- Kammy. He apostado una cosa un poco larga de explicar contra el llorón, el tonto del cubo y el rarito, y no puedo dejar que ganen. Tengo que conseguir más seguidores en las redes sociales que ellos.

- Kamek. Madre, que no pongas motes a mis secuaces, por favor.

- Kammy. He hecho un buen trabajo y actualmente tengo alrededor de 5.200 seguidores en total, pero el condenado trío asciende por momentos... ¡No puedo dejar que me ganen!

- Kamek. Madre, te voy a tirar el ordenador, ¿eh?

- Kammy. No deberías, porque si pierdo deberás duplicarles el sueldo.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡¿Has apostado el dinero del amo Bowser?!

- Goombi. Kamek, yo me volvería a replantear el meter a Kammy en un centro psiquiátrico. Aún estamos a tiempo.

- Kammy. Tú a callar. Y dejadme en paz, que debo innovar en las cosas que subo para ganar nuevos seguidores.

- Kamek. (Se acerca a Kammy) Hmmm... ¿Y en qué página web estás?

- Kammy. Twitter. Pero ni te imaginas la cantidad de páginas curiosas que he encontrado mientras investigaba por Internet: Facebook, Tuenti, Twitter, Instagram, Snapchat, YouTube, Myspace, Whatsapp, Tumblr, Skype, Telegram, Discord... ¿Te puedes creer que hay una página que cuenta historias sobre nosotros? No recuerdo muy bien cómo se llama... Mario Faro o algo así... En fin, ya leeré esas historias en otro rato.

- Goombi. Definitvamente se le ha ido la cabeza...

- Kamek. Se me ha ocurrido algo. Voy a pedir a Paratroopi que pinte más cuadros. Así le mantendré entretenido y no podrá estar tan activo en las redes sociales.

(Kamek alza la varita y desaparece. Ratónito despega el oído de la puerta y se va caminando por el pasillo)

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones
(Un cuarto de hora después, en la planta baja del castillo siguen estando multitud de cuadros mal pintados por Paratroopi y colgados a lo largo de las paredes y muchísimas personas admirándolos. Hay tres cuadros en una esquina que no mira nadie, pintados por Korokoopa y colocados por él en esa zona. Bombazulina, Kaproopa y Robert miran un cuadro fijamente)

- Bombazulina. No sé qué ven de especial los expertos esos que hay aquí...

- Robert. Si parece que el cuadro lo ha pintado un niño pequeño.

- Kaproopa. Yo no sé cómo será el estilo vanguardista del siglo pasado, pero si fue así los autores serían el hazmerreir de la historia del arte. (Nota que Bombazulina y Robert la miran) ¿Qué pasa?

- Bombazulina. Kaproopa, lo ha pintado tu novio. ¿Acaso no piensas defenderle?

- Kaproopa. Si yo lo quiero mucho, pero no veo nada fantástico en sus “obras de arte”...

(Mientras tanto, Korokoopa y Ratónito miran los tres cuadros dibujados por Korokoopa y que nadie admira)

- Korokoopa. ¿Pero por qué nadie mira esos cuadros?

- Ratónito. No sé; yo los veo igual de infantiles.

- Korokoopa. Claro. He intentado copiar el estilo artístico de Paratroopi.

- Ratónito. ¿”Estilo artístico”? Korokoopa, llevas demasiado tiempo dibujando. Ya se te están subiendo los colores a la cabeza.

- Korokoopa. (Se acerca a Marth) Oiga. ¿Por qué ninguno de ustedes contemplan esas tres obras de ahí recientemente pintadas por el famoso Paratroopi?

- Marth. Es que esos tres cuadros no son atrayentes. No tienen alma. Es como si no los hubiera dibujado el propio Paratroopi.

- Korokoopa. ¡¡Pero si son igual de estúpidos!! Yo no os entiendo.

(Llega Kamek al lugar)

- Kamek. Atención, damas y caballeros. Comienza la puja por los cuadros expuestos en esta sala. Empecemos por el primero cuyo autor a nombrado con el título de “Infancia”. Empezamos la puja por 10.000 monedas. ¿Alguien da más?

- Experto 1. ¡15.000!

- Kamek. Dan 15.000 monedas por ahí. ¿Alguien sube la cantidad?

- Experto 2. ¡20.000!

- Kamek. ¡20.000 monedas! Sigamos. ¿Alguien da más?

(Mientras tanto, Korokoopa y Ratónito hablan a escondidas)

- Korokoopa. El plan no ha funcionado. ¡Rayos!

- Ratónito. A ver si es que va a haber que ser tonto de verdad para dibujar bien...

- Korokoopa. ... ¡Claro! ¡Ya tengo otra idea! Y esta vez tiene que funcionar a la fuerza.

- Ratónito. ¿Y qué se te ha ocurrido ahora?

- Korokoopa. Voy a comprar a Kamek en privado varios cuadros y luego los venderé por mucho más. ¡Así nos haremos ricos poco a poco!

- Ratónito. Claro, y en cuanto Kamek te vea vendiendo los cuadros te dejará hacerlo porque es tonto, ¿no?

- Korokoopa. No me verá, porque los venderé en secreto sin que él se entere.

- Ratónito. ¿Y cómo van a saber entonces los expertos dónde vendes los cuadros?

- Korokoopa. Tengo que irnformarles de que una nueva venta se realizará fuera del castillo y que no vuelvan a esta sala. Diré que está cerrada por... hmmm... obras. Lo malo es que necesito un medio de difusión sigiloso y potente a la vez.

- Ratónito. Yo conozco uno.

- Korokoopa. ¿Cuál?

- Ratónito. La cuenta de Kammy en las redes sociales.

- Korokoopa. A ver si me he enterado bien... ¿Para evitar que Kamek se dé cuenta de nuestro plan, propones exponerlo en la cuenta de su madre?

- Ratónito. Sí, pero lo haremos muy sigilosamente. Te explico... (le explica el plan a Korokoopa al oído mientras Kamek vende cuadros)

_______________________________________________________________

CB anocheciendo
(Esa misma noche, en la habitación de Kamek se encuentran él, Goombi y Kammy. Kamek acaba de salir del baño tras haberse lavado los dientes y ve que Kammy y Goombi durmiendo)

- Kamek. (Se acerca cerca de la puerta para apagar las luces, pero alguien llama a la puerta sin despertar a Goombi y a Kammy) Uh, ¿quién será a estas horas? (Abre la puerta y encuentra a Korokoopa) Korokoopa, ¿qué quieres? Son las 12 de la noche.

- Korokoopa. Quería darte una lista de quejas que he recibido de muchos secuaces a causa del museo que has montado en la planta baja del castillo. (Saca una lista que llega hasta el suelo)

- Kamek. Korokoopa. ¿No podrías leerme las quejas mañana por la mañana? Tengo sueño.

- Korokoopa. No, no. Que luego me echan la bronca. A ver, ejem, empecemos...

(Mientras Korokoopa le lee las quejas a Kamek, Ratónito entra sigilosamente por la ventana trasera de la oscura habitación colgado de una cuerda sin que nadie se dé cuenta. Se dirige sin hacer ruido al ordenador de Kammy y lo enciende)

- Kamek. Uh. Me parece haber oído algo dentro de la habitación...

- Korokoopa. (Antes de que Kamek se dé la vuelta, Korokoopa la coge los hombros) Jefe Kamek, no será nada. Seguramente sean Goombi o tu madre. ¿Puedes seguir escuchándome?

- Kamek. Korokoopa, estás muy raro...

(Ratónito consigue acceder al ordenador)

- Ratónito. (Pensando en su mente) No tiene clave de acceso la “experta en informática”, je, je... (Accede a varias redes sociales de Kammy, enchufa un PenDrive en el puerto USB del ordeandor y tras seguir una serie de pasos copia y pega el mensaje que Korokoopa y él quieren transmitir a los seguidores. Ratónito hace un gesto a Korokoopa para visarle de que todo ha salido correctamente y se va hacia la cuerda pegada a la ventana de la habitación, desapareciendo del lugar instantes después)

- Korokoopa. (Cierra la lista) Y estas son todas las quejas que he recibido. ¿Qué te parece?

- Kamek. Pues me parece que no has venido aquí a estas horas a hablarme de las quejas del museo. Korokoopa, sé perfectamente lo que tramas. ¿Acaso creíste que sería tan tonto como para no darme cuenta?

- Korokoopa. E-eh... N-no...

- Kamek. Tú lo que quieres es que te suba el sueldo más. ¿No es así?

- Korokoopa. (Aliviado) Uf... Eh... Sí, lo reconozco. Me has pillado, Kamek.

- Kamek. ¡Ja! Si es que a mi no se me escapa una. Pues no te lo pienso subir, que bastante me has chantajeado ya. ¿Te enteras?

- Korokoopa. Sí, jefe Kamek. Lo siento.

- Kamek. Y ahora déjame dormir.

- Korokoopa. Por cierto, Kamek... ¿Podría comprarte cuadros de esos que expones en el museo?

- Kamek. ... ¿Pero no has venido expresamente a quejarte de ello?

- Korokoopa. No, no, en absoluto. Yo he venido a transmitirte las quejas de mis compañeros, no las mías. A mi me parece una idea magnífica.

- Kamek. Korokoopa, te seré sincero porque llevas trabajando aquí bastantes años... Esos cuadros no valen nada. Los ha pintado Paratroopi.

- Korokoopa. Me da igual. Yo quiero comprar varios. Cuesten lo que cuesten-

- Kamek. Korokoopa, ¿estás hablando en serio o me tomas el pelo? No puedes permitirte gastar tanto dinero.

- Korokoopa. Te lo devolveré en cuanto pueda, Kamek, te lo prometo. Además así podrás recuperar el dinero que has perdido subiéndome el sueldo. Es una oportunidad única.

- Kamek. ... Está bien, como quieras...

(Kamek se mete en su habitación para buscar cuadros)

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Al día siguiente, la planta baja está desierta a pesar de que sus paredes estén plagadas de cuadros.
Aparece Kamek montado en su escoba)

- Kamek. Bien, señoras y señores. Comencemos la puja mañanera del día de ho-... (se queda mirando la estancia vacía) ¿Dónde está toda la gente?

- Ratónito. (Aparece fregando el suelo) No sé, pero por lo menos puedo trabajar tranquilo.

- Kamek. ... Esto es demasiado extraño, pero bueno, si no hay gente que quiera pujar por los cuadros me vuelvo a mi habitación...

...............................................................................................................................

(En la sala de Kamek aparece mágicamente el Magikoopa. Ve que Kammy está en el ordenador)

- Kamek. Madre, suelta el ordenador que te vas a quedar ciega. Y eso es ya lo que te faltaba.

- Goombi. Sorda, ciega y con mal carácter. Eso ya no habría quien lo soportara.

- Kammy. Es que acabo de encontrar algo bien raro en varios de mis perfiles en redes sociales...

- Kamek. ¿El qué? (Se acerca a ver el ordenador y ve la siguiente imagen de debajo)

Facebook Kammy

(Kamek, Kammy y Goombi se quedan sorprendidos. Goombi se empieza a reir)

- Kammy. ¡¿Qué hace la rata gorda en mi perfil?!

- Goombi. Es tan gordo que ya ocupa hasta el espacio cibernético, ¡jajajaja!

- Kamek. (Se da cuenta de lo que ocurre) ¡¡Serán hijos de...!! ¡Ahora entiendo por qué llamó Korokoopa ayer por la noche!

- Kammy. ¿Eh? Yo no entiendo nada.

(Kamek alza la varita y desaparece mágicamente del lugar)

- Goombi. Kammy, sigue a Kamek antes de que haga algo de lo que se pueda arrepentir.

- Kammy. Por una vez tienes razón, niñato malcriado. (Alza la varita y desaparece también)

...............................................................................................................................

(En los Islotes Vivorretrato se encuentra Korokoopa fuera de una Casa Toad, en cuyas paredes están colgados multitud de cuadros. Muchos expertos en obras de arte se encuentran en la zona)

- Korokoopa. ¡¡Señoras y señores!! Vamos a empezar la puja de este cuadro primero. El precio inicial es 15.000 monedas. ¿Alguien da más?

(Aparecen Kamek y Kammy a lo lejos y se esconden tras unos arbustos)

- Kamek. Mírale, maldito traidor... Está revendiendo los cuadros que me ha comprado por encima de su valor original.

- Kammy. Si es que a ti te toma el pelo todo el mundo. Voy a decirle cuatro cosas a ese Koopa albino.

- Kamek. ¡No! No le digas nada. He pensado que voy a darle un cuadro de su propia medicina.

- Kammy. ¿Eh?

- Kamek. Hay que explicártelo todo, madre... Me refiero a que yo mismo pintaré un cuadro y se lo venderé a un precio desorbitado. ¿Ya me vas pillando?

- Kammy. Sí. Que no soy tonta.

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Por la tarde, Korokoopa llama a la puerta de la habitación de Kamek)

- Kamek. (Abre la puerta) ¿Sí?

- Korokoopa. Kamek, necesito más cuadros.

- Kamek. ¿Más? Cualquiera diría que te has aficionado a las obras de arte. ¿Dónde piensas colgar tantos cuadros?

- Korokoopa. Eh... En la casa de mis padres... Que... Que está algo anticuada.

- Kamek. Por suerte para ti tengo una obra de Paratroopi muyyyy especial. (Le enseña un cuadro con una línea en medio del lienzo) Se llama “Soledad” y tiene un valor estimado en 5.000.000 de monedas. ¿Lo quieres?

- Korokoopa. ¡¡¡SI!!! O-osea... Vale... Parece un poco caro pero... lo compraré...

- Kamek. Así me gusta, je, je...

- Korokoopa. (Pensando en su cabeza) Me voy a hacer de oro con el tonto de Kamek, ¡mujajaja!

...............................................................................................................................

(De vuelta a los Islotes Vivorretrato por la tarde-noche, Korokoopa está con el cuadro trapado por una manta frente a la multitud de expertos. Ratónito merodea por el lugar. Kamek y Kammy observan la escena escondidos y el Trío de Élite se hacen fotos en lugares peligrosos para ganar seguidores)

- Korokoopa. Bienvenidos, damas y caballeros a esta exposición especial. El cuadro que van a ver es único en toda la colección del artista Paratroopi y su valor mínimo ronda los 6.000.000 de monedas. Comenzamos la puja destapando la maravillosa obra de arte. (Korokoopa destapa la obra y los expertos no muestran asombro) ¿Alguien da el precio pedido? (Nadie responde) ¿Hola? ¿Nadie? ¿Qué pasa?

- Marth. No tiene el espíritu que tenían los otros cuadros. Es carente de sentimientos... No pienso pagar por un cuadro tan frío.

- Experto 1. Ni yo.

- Experto 2. Ni tampoco yo...

(Todos se van yendo)

- Korokoopa. ¡Pero esperen! ¡No se vayan! ¡Que me ha costado un dineral el maldito cuadro! (Ve que nadie le hace caso) ¡¡Inútiles!! ¡¡No tenéis el sentido del gusto artístico!!

- Marth. Ah, ¿sí? Pues ya no compraremos más cuadros de ese autor.

- Korokoopa. ¡¿Qué?! ¡No! ¡E-era broma! ¡Volved, por favor!

- Kamek. (Sale de su escondite) Ja, ja, ja. Hola Korokoopa.

- Korokoopa. (Mira a Kamek y a Kammy) ¡¿Qué habéis hecho?!

- Kamek. Ese cuadro no es de Paratroopi. Lo he dibujado yo.

- Korokoopa. ¡¿Qué?!

- Kamek. Así aprenderás a no pasarte de listo. Los cuadros sólo los vendo yo.

- Korokoopa. ¿Eh? No sé qué te habrán contado pero yo no vendo cuadros.

(Kamek y Kammy miran la casa con las paredes llenas de cuadros)

- Kamek. ...

- Korokoopa. Eh... Esa es la casa de un artista... No tenéis pruebas de que yo haya hecho tales cosas.

- Kamek. Kammy, por favor, haz los honores. (Kammy alza la varita e invoca su ordenador, en donde se muestra el mensaje)

Facebook Kammy
- Kamek. (Mirando a Korokoopa y a Ratónito) ¿Qué véis aquí, eh?

- Ratónito. Pues a un apuesto y elegante ratón que busca a una bella mujer que le acompañe en la aventura de su vida.

- Kammy. Me parece que lo has adornado demasiado. Yo diría que es una rata gorda que busca a alguien para no estar solo, a pesar de que lo vaya estar el resto de su vida si es que no le mato yo en unos minutos.

- Korokoopa. Ratónito, ¡te dije que pusieras un anuncio sutil que no levantara sospechas, pedazo de idiota! ¡¿Cómo se te ocurre anunciar la venta de cuadros junto con ese mensaje tuyo?! (Se acerca al ordenador) ¿Y ese de la foto eres tú? No lo pareces.

- Kammy. Seguro que ha manipulado la foto.

- Ratónito. Soy yo de pequeño. ¿A que estaba guapo?

- Kamek. La verdad es que nunca me había imaginado a Ratónito con un cuerpo normal. (Cierra el ordenador y con su magia lo hace desaparecer) En fin. Podría despedirte, Korokoopa, pero me parece mejor que te quedes a trabajar hasta que pagues la deuda de 5.000.000 de monedas.

- Korokoopa. A ver qué otra opción me queda. Me he quedado sin dinero...

(Mientras tanto, Paratroopi hace una foto a Guydo mientras este está tumbado sobre el borde de un precipicio. De repente la roca se rompe y Guydo cae por el acantilado golpeándose con varias rocas. Paratroopi, Goombilón, Kamek, Korokoopa y Ratónito se asoman por el precipicio)

- Paratroopi y Goombilón. ¡¡Sargento Guydo!!

- Ratónito. Buf, menudos golpes se está dando.

- Kamek. Madre mía...


CB
(Al día siguiente a las 8 de la mañana se encuentran en la sala de espera del hospital del Castillo de Bowser los siguientes personajes: Paratroopi, Goombilón, Kamek y Ratónito)

- Kamek. ¿Véis lo que os puede pasar por haceros fotos desde lugares tan peligrosos? Arriesgáis vuestras vidas por unos pocos seguidores.

- Goombilón. Teníamos que ganar la apuesta, jefe Kamek...

- Kamek. Ah, ¿sí? Pues esto ya ha sido suficiente. La apuesta se cancela. ¡Y tanto mi madre como vosotros tres cerraréis vuestras cuentas en las redes sociales!

- Paratroopi y Goombilón. ¡¿Qué?!

- Kamek. Es una orden. No pienso permitir que unos ordenadores acaben con mis secuaces. Ya tengo suficiente con que hayan acabado con el museo... Ya nadie viene a comprar obras de Paratroopi.

- Ratónito. Muy bien dicho, Kamek.

- Kamek. (Mirando a Ratónito) Y tú y yo ya hablaremos sobre lo del anuncio.

- Ratónito. Claro que sí. Es intolerable que habiendo usado el perfil del Kammy ni una mujer haya venido a visitarme a mi casa.

(Aparece un doctor Shy Guy)

- Dr. Guy. ¿Familiares de Guydo?

(Todos se levantan)

- Todos. Nosotros.

- Paratroopi. ¿Está bien, doctor?

- Goombilón. ¿Ha sobrevivido al accidente?

- Ratónito. ¿Traemos flores de vivo o de muerto? (Todos miran a Ratónito) ¿Qué pasa? Ya que no está Guydo para decirlo, ya lo digo yo por él.

- Dr. Guy. A pesar de haber sufrido repetidos golpes, no está grave y tras algunos días de reposo podrá reincorporarse al trabajo.

(Todos se quedan aliviados)

- Goombilón. ¿Podemos ir a visitarle?

- Kamek. Recluta Goombilón, ha dicho que tiene que estar en reposo, no alterado.

- Dr. Guy. (Empujan al doctor para entrar a la habitación de Guydo) Ey, ¡esperen! Les he dicho que no pasen.

(Dentro de la habitación de Guydo, este se encuentra descansando tranquilamente; está sedado. Entran Goombilón, Paratroopi, Kamek y Ratónito)

- Goombilón. ¡Sargento Guydo!

- Paratroopi. ¡Estás bien!

- Ratónito. Vale, entonces traigo flores de vivo.

(Entra el doctor Shy Guy)

- Dr. Guy. ¡Les he dicho que no entraran! El paciente está sedado.

- Paratroopi. ¿Pero eso no es lo que hacen las arañas? Sedar...

- Guydo. (Gira lentamente la cabeza y habla muy relajadamente, tanto que casi no puede hablar) Amigos... Habéis venido...

- Ratónito. Bueno, yo no soy tu amigo pero vengo a cotillear.

- Guydo. Oh... Han venido también un luchador de sumo y Kammy a verme...

- Ratónito. Y dale con lo del luchador de sumo. ¡Que no estoy tan gordo!

- Kamek. Y yo no soy Kammy, por Dios. Soy Kamek, tu jefe.

- Guydo. ¿Quién ha... ganado la apuesta...?

- Goombilón. Eh... Hemos empatado, así que la cosa se queda como está. ¿Verdad, compañeros?

- Paratroopi. Sí. Hmmm... Bueno, Guydo, nos vamos a quedar contigo viendo la tele tranquilos. ¿Eh?

(Todos se sientan en asientos alrededor de la cama de Guydo y encienden la televisión que hay pegada entre la pared y el techo. Un día más sigue avanzando en el Reino Champiñón)

Curiosidades

  • Marth
    Marth es un personaje invitado que ha podido intervenir en el episodio gracias a la confirmación del usuario Bowser Historia.
  • En cierta parte del episodio se puede leer lo siguiente:

- Kammy. Ni te imaginas la cantidad de páginas curiosas que he encontrado mientras investigaba por Internet: Facebook, Tuenti, Twitter, Instagram, Snapchat, YouTube, Myspace, Whatsapp, Tumblr, Skype, Telegram, Discord... ¿Te puedes creer que hay una página que cuenta historias sobre nosotros? No recuerdo muy bien cómo se llama... Mario Faro o algo así... En fin, ya leeré esas historias en otro rato. Kammy hace una lista de numerosas páginas de redes sociales:

Además hace mención especial a Mario Fanon Wiki, página a la que accedió por casualidad y cuyo nombre olvidó hasta recordarlo así como "Mario Faro".
  • El email de Kammy (atrabajarpandadevagos@incompetentes.com) se compone de una de las frases más usadas por este personaje.
  • El mensaje de Facebook de Kammy que escribió Ratónito desde la habitación de Kamek por la noche se consguió hacer a partir de una plantilla. Esta plantilla fue sacada de un mensaje de Juego de Tronos que encontré en mi propio Facebook. (?)
  • 655px-Superstar Saga Boxart ES
    En cierto momento del episodio se puede leer lo siguiente:

- Goombilón. ¡Bienvenidos, queridos seguidores! Hoy váis a ver cómo supero un juego que recientemente ha salido a la venta. Su nombre es Los secuaces de Bowser y, como estaréis viendo en vuestras pantallas, empieza con un Goomba que sale despedido desde el Turbokoopa y acaba en el interior de una montaña, solo. Su misión será la de salvar a su amo, el amo Bowser, reclutando al resto de secuaces que se encuentre por el camino.

El Recluta Goombilón hace una clara referencia a un juego que va a salir pronto para el otoño del año 2017: Mario y Luigi: Superstar Saga + Secuaces de Bowser.

  • Castillo de Bowser renovable
    En cierto momento del episodio se puede leer lo siguiente:

- Kamek. Oye, cuando montásteis aquí una central nuclear, unos aerogeneradores y dos pares de paneles solares yo no me quejé.

Kamek hace referencia a un episodio de la sexta temporada: LTS. Temporada 6. Episodio 9. Un castillo verde, un circo y una central nuclear conectada a la nevera.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.