FANDOM


Resumen

¿Se acercará el final de esta historia de Clawdia y sus malvados planes para la conquista del castillo? Hay muchos temas a punto de estallar: la Estrella Oscura, el poseído Robert, y añadiendo nuevos como el ingreso en prisión del Trío de Élite, este episodio va a estar lleno de acción y de sorpresas.

Músicas

1.

Intro LTS Temp.6. Mariomaker

(En el laboratorio del Castillo de Bowser, la puerta está cerrada con llave, y dentro se encuentran Robert y Clawdia admirando la Estrella Oscura)

- Robert. Ama Clawdia, finalmente hemos interrumpido el sueño de la Estrella Oscura. Su despertar es inminente e inevitable.

- Clawdia. ¡Por fin! Este castillo tiene las horas contadas. Por fin, tras treinta deshonrosos años, voy a ser capaz de castigar a todos aquellos que colaboraron en mi derrota. Bowser morirá rápidamente, pero sus secuaces, y en especial Kamek y el Trío de Élite van a sufrir lenta y dolorosamente.

- Robert. Ama Clawdia, siento interrumpir su majestuoso discurso, pero debo advertirle que tenga algo de paciencia. Hemos interrumpido su sueño, pero aún no la hemos despertado.

- Clawdia. ¿Qué? Explícate.

- Robert. A ritmo normal, la Estrella Oscura tardaría un par de meses en despertar.

- Clawdia. ¡¿Cuánto?!

- Robert. Peeero... Con la tecnología de este castillo podemos acelerar el proceso. Tan solo necesitaremos una semana para despertar el poder oscuro.

- Clawdia. Vale, eso suena mejor. De todos modos, no estaba en mis planes esperar mucho más. Como ya habrás notado, hay ciertos individuos que me están amenazando... Tengo que deshacerme de ellos cuanto antes.

- Robert. ¿Quiere su malignidad que yo actúe?

- Clawdia. No, de ellos ya me encargo yo. Tú ocúpate de mantener al Pinchón detective secuestrado en la sala secreta, ¿entendido?

(Clawdia se dirige a la puerta mientras Robert sigue mirando a la Estrella Oscura)


Diálogo

(Dentro del hospital del Castillo de Bowser, en una de las habitaciones hospitalarias se encuentra Rita-disc tumbada en una camilla acompañada de un doctor)

- Dr. Snifit. Dentro de unos pocos días ya la daremos de alta. Usted ya está casi recuperada.

- Rita-disc. (Cansanda) Muchas gracias por todo, doctor. Aunque noto alguna molestia aún.

- Dr. Snifit. No se preocupe. Ahora mismole acababa de inyectar un calmante, la última dosis que necesita antes de su vuelta al trabajo normal.

- Rita-disc. (Con los efectos del calmante) Hmmm...

- Dr. Snifit. Bueno, la dejo a solas. Hasta la noche. (Se va de la sala y Rita-disc cierra los ojos. De repente, da unos golpecitos a la puerta alguien)

- Clawdia. (Quien había dado los golpecitos) Toc, toc. ¿Se puede?

- Rita-disc. (Se pone nerviosa, aunque el calmante impide un poco esa actitud) ¡Clawdia! ¿Qué haces aquí?

- Clawdia. Venía a ver qué tal estabas, querida secuaz. Deberían haberme contado tus compañeros que habías resistido al ataque ese en el que te metiste... (se acerca maléficamente a Rita-disc)

- Rita-disc. (Temblorosa) Clawdia, por favor, no pienso contar nada de lo que vi aquel día. Por favor, no me hagas daño.

- Clawdia. (Finge no acordarse) ¿Hmmm? ¿Aquel día? ¡Oh! Te refieres al día en que metiste tus narices en donde no te llamaban. (Sonríe) Fuiste un poco traviesa, ¿recuerdas? Hasta envié a un pelotón para que te rescataran.

- Rita-disc. Por favor, no me hagas nada. No pienso contarle nada a nadie.

- Clawdia. (Muy tranquila) Si yo sé que eres una persona muy responsable. Pero hay veces en la vida en la que una no tiene suerte y hace lo que no debe. ¿Me sigues? Y una, como comprenderás, tiene que atar cabos sueltos. (Coge una jeringuilla con una sustancia transparente)

- Rita-disc. ¿Qué... qué es eso?

- Clawdia. Es cianuro. En cuanto te lo inyecte, notarás cómo te vas durmiendo poco a poco, hasta que llegues al sueño eterno.

- Rita-disc. (Intenta moverse, pero no puede hacer bruscos movimientos a causa del sedante) No lo hagas...

(Abre la puerta Kamek)

- Kamek. ¿Qué tal est...? (Ve a Clawdia intentando asesinar a Rita-disc) Apártate de Rita-disc ahora mismo.

- Clawdia. (Se aleja un poco de Rita-disc) Ah, qué casualidad. ¿No sabes llamar a la puerta, maleducado?

- Kamek. Clawdia, esto ha ido demasiado lejos. Sabes perfectamente que esto se te está yendo de las manos.

- Clawdia. No, hombre, al contrario. Todo lo tengo bastante controlado. Más de lo que te imaginas. Y ahora, déjame acabar lo que tenía previsto, ¿quieres?

- Kamek. Un solo movimiento y usaré mi magia contra ti. (Prepara un hechizo con su varita, por si tiene que utilizarla con rapidez)

- Clawdia. (Sonríe) Ja... Jaja... ¡Jajajaja!

- Kamek. ¿De qué te ries?

- Clawdia. De nada, de nada. Eres muy testarudo, ¿sabes? (Guarda la jeringuilla) Pero sé perfectamente que no me vas a hacer nada. Bowser te mataría lenta y dolorosamente. (Va caminando hacia la salida, acercándose a Kamek)

- Kamek. (Nervioso) Algún día todo cambiará y no te reirás tanto.

- Clawdia. (Mira fijamente a Kamek) ¿Sabes qué? Recuerda eso que acabas de decir. (Se va del lugar y Kamek se acerca a Rita-disc)

- Kamek. ¿Estás bien? ¿Te ha hecho algo ella?

- Rita-disc. (Intentando dormir) Tranquilo, jefe Kamek, llegaste justo a tiempo...

- Kamek. No pienso permitir que esa desequilibrada vuelva por aquí. Voy a dejar a dos Koopatrulleros aquí para que te vigilen todo el tiempo. (Se va del lugar rápidamente)

_______________________________________________________________

(Diez minutos después, Kamek vuelve a su habitación. Ve a Goombi solo)

- Kamek. Oye, Goombi, ¿has visto a mi madre?

- Goombi. Se acaba de marchar del castillo hace un rato.

- Kamek. ¿Cómo? ¿A dónde?

- Goombi. Dice que el accidente que sufrió semanas atrás le hizo recordar que la vida es muy corta. Para ella mucho más, porque es viejísima... En fin, que se ha marchado del castillo en busca de nuevos viajes a lugares exóticos y hasta ahí recuerdo.

- Kamek. ¿Entonces se ha ido por propia voluntad del castillo? (Goombi asiente) Esto no me lo creo. ¿Y cómo es que no me ha dicho nada?

- Goombi. Dice que no quería más escenitas enternecedoras entre madre e hijo. Aún así manda besos.

- Kamek. Increíble... En fin, ella sabrá lo que hace.

- Goombi. Kamek, créeme. A esa edad no creo que sepa lo que hace.

- Kamek. Bueno, me tengo que ir.

- Goombi. ¿A dónde?

- Kamek. Es secreto.

- Goombi. No me gustan los secretos, cuéntamelo.

- Kamek. No.

- Goombi. Pues te seguiré allá donde vayas.

- Kamek. Goombi, hoy no quiero jueguecitos, ¿me oyes?

- Goombi. Jo, qué aburrido eres...

...............................................................................................................................

(Minutos después, en la habitación del Trío de Élite se encuentra el trío junto con Kamek)

- Guydo. ¡¿Qué ha intentado matar a mi Disc?! Voy a matar a Clawdia, lo prometo...

- Kamek. Hay que eliminar a Clawdia, sí... ¡¿Pero cómo?! Hemos intentado las cosas más alocadas y no han funcionado.

- Goombilón. Creo que ya voy entendiendo la dinámica de este castillo. No podemos seguir caminos fáciles, debemos ser más astutos en nuestros planes.

- Paratroopi. ¿Eh? Yo no entiendo a qué te refieres.

- Goombilón. A ver, siempre que hemos hecho cosas absurdas o fuera de lo normal, nos ha ido mal. ¿No creéis que deberíamos actuar de otra manera? Tal vez pensando mejor nuestros planes y no yendo siempre a lo fácil.

- Kamek. Eso está muy bien, pero propón algo.

- Goombilón. Hasta ahora hemos intentado matar a Clawdia para salvarnos. ¿Pero por qué no intentamos sacar la verdadera imagen de Clawdia delante de todos para que así el amo Bowser se dé cuenta por fin de que está enamorado de una loca?

(De repente, abren la puerta sin llamar un Koopatrullero y varios Snifits)

- Guydo. ¿Qué ocurre? ¿A qué viene tanta prisa por entrar?

- Koopatrullero. Por decreto real del excelentísimo amo Bowser, Trío de Élite, quedáis arrestados y suspendidos de empleo y sueldo. Seréis llevados a los calabozos. (Seis Snifits cogen a los tres miembros del Trío de Élite, quienes se intentan resistir)

- Guydo. ¿A qué viene esto?

- Goombilón. ¡Soltadnos!

- Paratroopi. Kamek, ¡ayúdanos!

- Kamek. Yo no sé lo que está pasando aquí. (Mira al Koopatrullero) ¿A qué se debe todo esto?

- Koopatrullero. Se han encontrado pruebas que demuestran que el Trío de Élite ha colaborado con Mario para asesinar repetidas veces a Clawdia.

(El Trío de Élite palidece. Cuando los Snifits se marchan con los apresados, Kamek habla con el Koopatrullero)

- Kamek. Ellos son inocentes. ¡Son inocentes!

- Koopatrullero. No se moleste en repetirlo. El amo Bowser ha tomado una decisión, y los tres serán ejecutados mañana al amanecer.

- Kamek. (Casi sin palabras) ¡¿E-ejecutados?! Definitivamente tengo que ir a hablar con el amo.

(El Koopatrullero y Kamek salen también de la habitación)

_______________________________________________________________

(En una sala secreta, y mal iluminada, se encuentra Spiriny con grilletes en las cuatro patas y sujeto a la pared. Está muy cansado. De repente, abre la puerta Robert y entra en la pequeña sala)

- Spiriny. (Abre los ojos lentamente) Robert... Tienes que luchar...

- Robert. Tus inútiles palabras ya no harán efecto con este pobre fantasma. (Le enseña un microchip idéntico al que Clawdia le colocó a Robert para controlarle en su plenitud)

- Spiriny. ¿Eso qué es?

- Robert. Necesitamos que vuelvas al castillo, pero vamos a controlar tu mente y tu cuerpo con este chip. No te muevas mientras te lo coloco o te arrepentirás.

- Spiriny. ¡Aparta!

- Robert. (Fuerza a Spiriny y consigue colocarle el microchip en la parte trasera de su cuello) Ya está, no era tan difícil, ¿no?

- Spiriny. Uh... Uh... ¡Ahhh! (Cierra los ojos y aprieta los dientes con fuerza. Empieza a agitarse con fuerza hasta que para en seco. Abre los ojos rápidamente y con una mirada enfadada es liberado por Robert. Su caparazón azul se ha vuelto del color verde a causa de la transformación)

- Robert. Ya somos dos. ¿Qué tal te encuentras?

- Spiriny. Mejor que nunca.

- Robert. Vamos a asistir a la reunión que está convocada para el día de hoy.

_______________________________________________________________

(En la sala real de Bowser se encuentran el amo del castillo seguido por Clawdia y varios Koopatrulleros. Entra Kamek enfadado sin llamar a la puerta. Los Koopatrulleros se disponen en guardia)

- Bowser. Kamek, te he dicho mil veces que llames antes de entrar.

- Kamek. Amo Bowser, esto ha ido demasiado lejos. ¡¿Cómo se atreve a condenar al Trío de Élite a una ejecución?!

- Bowser. Kamek, no te consiento que te dirijas a mí de esa manera. Soy tu amo y exijo respeto.

- Kamek. Amo Bowser, no puede matarlos así como así. ¿Qué demonios le ha impulsado para hacer eso?

- Clawdia. Tengo pruebas de que esos tres esbirros me han intentado matar en reiteradas ocasiones. (Da unas palmas y entra Robert con un aparato que muestra las grabaciones pasadas de las cámaras de seguridad. Se muestran las grabaciones de aquella vez en que Mario, Peach y el Trío de Élite casi atacan a Clawdia en la sala de Bowser y la grabación de la habitación de Bob-by y Popkey en la que el Trío de Élite colocaba explosivos bajo el motor de biomasa. Kamek mira boquiabierto las grabaciones)

- Kamek. (Mira furioso a Clawdia y después mira a Bowser) Amo Bowser, si ejecutas al Trío de Élite, me marcho del castillo. Ya que mi madre se ha ido también, cojo a Goombi y desaparecemos para siempre.

- Bowser. Kamek, has trabajado conmigo durante muchos, muchísimos años, pero no me toques las narices.

- Kamek. Muy bien. (Se da la vuelta y mira a Robert mientras camina hacia la salida) Robert, nunca me habría esperado este comportamiento de ti. (Sale de la habitación pegando un portazo)

_______________________________________________________________

(Media hora después, en la sala de reuniones del castillo se encuentran Kamek, Ratónito, Korokoopa, Kaproopa, Bombazulina, Bob-by, Popkey y Robert)

- Korokoopa. Qué poca gente hay aquí. Entre los accidentes y que la gente detesta las reuniones, cada vez quedamos menos.

- Kamek. (Enfadado) Vamos a empezar la reunión de una vez. Esta semana tengo que contaros varias cosas. En primer lugar... (Ratónito interrumpe a Kamek)

- Ratónito. ¿Y Kammy dónde está? Nunca se pierde una reunión.

- Kamek. Eso es lo primero que iba a decir. Mi madre se ha ido del castillo.

- Ratónito. (Con cara alegre) ¿Kammy ha muerto? (Presiona un botón que había en la pared y empiezan a aparecer globos cayeno por la sala. Korokoopa, Kaproopa y Popkey sacan matasuegras y los soplan mientras lanzan confeti un grupo de Shy Guys que aparecen. Todos se ponen a bailar de la emoción) ¡Por fin! Habíamos esperado taaanto este día.

- Kamek. ¿Pero por qué habéis montado esta fiesta? Mi madre no ha muerto, se ha ido a recorrer mundo.

- Todos. Ah... (los Shy Guys salen corriendo, todos dejan de bailar y todos guardan los matasuegras)

- Ratónito. Maldita sea... Con lo que me había costado prepararlo todo...

- Kamek. ¿Y a qué viene tanta alegría? Mi madre era en el fondo una buena persona.

- Bombazulina. N-no... Si a tu madre todos la queremos.

- Ratónito. Exacto, pero es que la queremos lejos, muy lejos de este castillo. No es por nada personal, pero es que nos amarga la vida.

- Bob-by. Si os amarga la vida, entonces sí es algo personal.

- Ratónito. ¡Shh!

- Kamek. Uh, ¿cómo te atreves, rata vaga?

- Ratónito. ¡Magikoopa del tres al cuarto!

- Kamek. ¡Glotón, tragón!

- Kaproopa. (Se alegra) Ayy... ¡Una pelea! Qué emoción, yo también quiero participar. (Mira a Bob-by) ¡Miedica!

- Korokoopa. (Le da pequeños codazos a Kaproopa) ¡Shh! No entres en su juego.

- Bob-by. ¿Y tú quién te has creído que eres para insultarme? Vete con el tonto de tu novio a incordiar a tu hermano.

- Popkey. Cállate un poco, Bob-by, abandonanovias.

- Korokoopa. En eso Popkey y mi hermana tienen razón, hay que admitirlo.

- Bob-by. ¿Hasta cuándo me váis a estar recordando eso? Dejadme descansar, os lo pido por favor.

- Kamek. Hasta sin estar mi madre se montan estas peleas... ¡¡Silencio todo el mundo!! (Todos se callan) Lo segundo que tengo que decir es que el Trío de Élite ha sido enviado a prisión para ser ejecutados mañana. El que quiera despedirse, que baje a los calabozos.

- Bombazulina y Kaproopa. ¡¡¿QUÉ?!!

- Kamek. El amo Bowser se ha vuelto loco y va a acabar con ellos.

- Korokoopa. (Pensando en la muerte de Paratroopi, intenta disimular su satisfacción) Uy, qué pena más grande... En fin, si lo ha decidido el amo, no se puede hacer nada.

- Kaproopa. (Llorando, al igual que Bombazulina) ¿Y eso a qué se debe?

- Kamek. Porque han intentado matar a la traidora de Clawdia.

- Bombazulina. Ay... Me voy a visitarlos ahora mismo. Mi pobre Goombilón...

- Kamek. Si el amo Bowser se diera cuenta de una vez de que está enamorado de una traidora, esto no habría pasado.

- Robert. Qué pesado eres. La ama Clawdia es inocente y punto en boca.

- Kamek. Tanto ella como tú sois un par de traidores.

- Robert. No pienso tolerar acusaciones sin pruebas.

- Kamek. Ah, ¿sí? Pues explícame dónde se ha metido Spiriny. Se fue sin decir nada hace bastante tiempo. Dime, ¡¿qué habéis hecho con él?!

- Spiriny. (Aparece en el fondo de la sala, poseído por Clawdia al igual que Robert) Aquí estoy. (Todos le miran con sorpresa)

- Korokoopa. ¡Spiriny! ¿Dónde te habías metido? Vaya cambio de look guay.

- Kamek. Sp-Sp... Spiriny... ¡Por fin! Diles a todos cómo es Clawdia en verdad.

- Spiriny. Clawdia es... es... La mejor persona con quien Bowser se podría haber casado.

- Kamek. (Sin palabras) ¿Eh? ¿Perdón?

- Spiriny. Siento no haberos avisado, amigos, pero desaparecí del castillo así de repente porque decidí tomarme unos cuantos días de vacaciones.

- Ratónito. Vaya morro...

- Spiriny. Y cuando volvi al castillo, Clawdia me recibió con su mejor sonrisa y con su insuperable belleza y majestuosidad. Siento haberos preocupado.

- Kamek. No le creáis... ¡No le creáis! Está compinchado con Robert y con Clawdia.

- Bob-by. Kamek, se te está yendo la cabeza... Más de lo que ya estaba ida, quiero decir.

- Popkey. Kamek, estás muy nervioso. Yo que tú me tomaba también unas vacaciones.

- Kamek. ¡Que yo estoy perfectamente! En fin, como nadie me va a creer como de costumbre, finalicemos la reunión, ¿os parece?

- Ratónito. ¿Cuál es el último punto?

- Kamek. Un día de estos vamos a hacer un simulacro de incendios sorpresa.

- Korokoopa. ¿Qué día?

- Kamek. No os lo puedo decir, por eso es sorpresa.

- Popkey. ¿Y para qué lo vamos a hacer?

- Kamek. Pues para comprobar que si ocurre algún día un incendio sabemos todos lo que hacer y no nos chamuscamos. ¿Te parece suficiente?

- Robert. A mí me da igual, como puedo hacerme intangible, jajaja.

- Kamek. (Finge la risa) Muy gracioso, Robert. Y ahora vamos a lo que importa. El día que suene la alarma quiero que todos salgan del castillo tranquila y pacíficamente, ¿me oís? No quiero gritos, ni empujones, ni prisas.

- Ratónito. Kamek, esto no es real. Si hubiera un incendio de verdad, la gente haría lo que fuera para salir pitando de aquí. Yo incluso me atrevería a ir saltado encima de cabezas como hace Mario para avanzar más rápido.

- Kamek. (Ignora a Ratónito) En fin... Segundo, intentad respirar lo menos posible.

- Robert. Cierto. El monóxido de carbono desprendido por la combustión de las llamas, al ser inhalado, puede instalarse en las células por su gran afinidad a la hemoglobina e impedir que el oxígeno pase de los pulmones a la sangre.

- Kamek. Como vuelvas a hacer un comentario científico, te echo de la sala a patadas, ¿entendido?

- Spiriny. Kamek, tranquilízate. Te veo confuso.

- Kamek. (A punto de estallar de enfado) ¡¡Yyyyy!! ¡Ya está! La reunión ha finalizado. Si hay algún día un incendio aquí, mataos para salvaros. A ver si algún día este castillo arde hasta las cenizas. (Se va de la sala de reuniones muy frustrado y enfadado)

_______________________________________________________________

(En los calabozos del Castillo de Bowser se encuentran dentro de una celda el Trío de Élite. Al otro lado, en el pasillo, se encuentran Kamek, Kaproopa y Bombazulina tristes)

- Kaproopa. ¿Por qué habéis hecho eso? El amo Bowser podría haberos matado directamente.

- Paratroopi. Kaproopa, teníamos que hacerlo. Clawdia no es quién parece ser.

- Bombazulina. ¿Y vosotros qué sabéis? Si no tenéis pruebas que lo demostrasen, no deberíais haberos enfrentado a la esposa del amo.

- Goombilón. Es algo que teníamos que hacer como ya ha dicho el Cabo Paratroopi. Hemos intentado impedir que el castillo salga perjudicado, pero hemos fallado.

- Guydo. Y lo peor de todo es que nadie nos cree.

- Kamek. De eso nada. Yo os creo, y mira que he sido cabezota en no hacerlo, pero al final me di cuenta.

- Bombazulina. Y Kaproopa y yo también os creemos.

- Kaproopa. (Continúa la frase de Bombazulina) Pero no podemos enfrentarnos a Clawdia. Es como enfrentarse al propio Bowser.

- Goombilón. Para nada queremos que vosotros hagáis nada.

- Paratroopi. No queremos meteros en más peligro.

- Guydo. Lo que sí os diría es que os vayáis de este castillo cuanto antes. Clawdia tiene la Estrella Oscura escondida en alguna parte y podría despertar su poder oscuro en cualquier momento.

- Bombazulina. ¡¿La Estrella Oscura?! Ay, madre...

- Kaproopa. ¿Qué es eso?

- Bombazulina. Ya te lo contaré después.

- Kamek. Eh... Chicas, ¿podríais dejarnos a solas? Tengo que hablar con mis secuaces.

- Kaproopa. Claro. (Bombazulina y Kaproopa se van tristes del lugar)

- Kamek. Trío de Élite, no tengo palabras para expresar lo valientes que habéis sido todos durante estos tiempos tan inestables.

- Goombilón. Muchas gracias, Kamek. ¿Has conseguido algo para salvarnos?

- Kamek. Eh... Esto... Veréis... Me han contado lo que Bowser planea hacer con vosotros...

- Paratroopi. ¿Y bien?

- Kamek. Mañana os ejecutarán... (Goombilón y Guydo se quedan atónitos)

- Paratroopi. ¿Has dicho ejecutarán? ¿Del verbo ejecutar?

- Guydo. Pues claro, ¡¿de qué verbo iba a ser si no?!

- Goombilón. Kamek, esto debe ser un error...

- Kamek. No, no lo es. Bowser lo ha interpretado como una traición hacia su persona. (Saca una llave y abre la puerta de la celda muy decidido) Pero yo no voy a permitir que os maten, por supuesto que no. Salid de la celda, huid. Abandonad este castillo, por favor.

- Guydo. Pero Kamek, si descubren que hemos escapado, te condenarán a ti.

- Kamek. Lo tengo todo pensado. Cabo Paratroopi, quiero que me des un fuerte puñetazo en la cara.

- Paratroopi. ¿Qué? ¿Por qué?

- Kamek. Así parecerá que cuando os iba a traer algo de comer me atacásteis y os escapásteis.

- Goombilón. No tenemos otra opción...

- Kamek. Y antes de que os vayáis, prometedme que intentaréis acabar con Clawdia algún día de estos. Si no, lo haré yo aunque me cueste la vida.

(Paratroopi le pega tal puñetazo en el hocico a Kamek que lo tira al suelo inconsciente y con algo de sangre)

- Guydo. ¡¿Pero qué haces, bruto?! Deberías haberlo hecho más flojo.

- Paratroopi. Que no, que así parece más real.

- Goombilón. (Se arrodilla al lado de Kamek) Jefe Kamek, ¿se encuentra bien?

- Kamek. (Se intenta levantar lentamente y disimula su dolor) Uf... Eh... Por supuesto, estoy perfectamente.

- Paratroopi. Jefe Kamek, si lo he hecho mal dígameloy le vuelvo a golpear.

- Kamek. ¡No! No, con esto bastará... (se limpia la sangre de su hocico) Y ahora escapad.

- Guydo. ¿Pero cómo vamos a escapar de un castillo lleno de guardias y secuaces?

- Kamek. Tranquilos. Como he dicho antes, lo tengo todo controlado. ¡Marchaos ya!

(El Trío de Élite sale corriendo intentando no levantar sospecha por el castillo)

...............................................................................................................................

(Dos minutos después, el Trío de Élite camina sigilosamente por un pasillo en el que no hay guardias. Cuando llegan al final, el pasillo gira hacia la derecha, hacia la salida de los calabozos)

- Guydo. (Pegado a la pared al igual que sus amigos, habla en tono muy bajo) A nuestra derecha tenemos la salida, pero creo que está vigilada por dos Koopatrulleros. ¿Qué hacemos?

- Paratroopi. El jefe Kamek dijo que siguiéramos el camino. A lo mejor deberíamos enfrentarnos a ellos.

- Goombilón. ¿Pero cómo vamos a enfrentarnos con dos de los nuestros?

- Guydo. No, Recluta Goombilón, ellos ya no son de los nuestros.

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Kamek camina lentamente por el pasillo de los calabozos. Él se acerca a un botón que activa la alarma de incendios. Encima del botón se puede ver una nota de papel en donde hay escrito: “Alarma de incendios. Por favor, no tocar a menos que haya un incendio. Si esta nota se ha quemado, es posible que haya un incendio, así que es aconsejable presionar el botón de alarma”)

- Kamek. Esto va por ti, Clawdia... (presiona el botón de alarma de incendios. De repente, por todo el Castillo de Bowser entero empieza a sonar un sonido de alarma. La mayor parte de los secuaces de Bowser dejan sus trabajos e intentan salir ordenadamente del castillo sin armar jaleo)

...............................................................................................................................

(De vuelta a la salida de los calabozos, los dos Koopatrulleros se miran mutuamente extrañados por la alarma. El Trío de Élite sale de su escondite)

- Koopatrullero 1. ¡Ostras! Se han escapado los prisioneros.

- Koopatrullero 2. Hay que llamar al amo Bowser.

- Guydo. ¡Alto! Dejadnos pasar y no os haremos daño.

- Koopatrullero 1. Vosotros no nos dáis órdenes. (El Koopatrullero 2 se abalanza sobre el trío para atacar, pero él resulta golpeado varias veces por el Trío de Élite y queda fuera de combate. Cuando lo ve el Koopatrullero 1, este cambia de opinión) Eh... Pasad, pasad. (El Koopatrullero se aparta y el Trío de Élite sale de los calabozos)

(Una vez fuera de los calabozos y dentro del sótano, se ve a una gran masa de esbirros y secuaces siguiendo las instrucciones de Kamek y caminando hacia la salida. En ese gran grupo se integra el Trío de Élite para pasar desapercibido y en otras partes del gran grupo se pueden ver a otros personajes)

- Ratónito. Qué malo es Kamek. Dijo que el simulacro de incendios iba a ser un día de estos y al final lo hace hoy.

- Korokoopa. Son los trucos del jefe. Seguro que lo ha hecho para pillarnos por sorpresa.

- Bob-by. Popkey, vuelve conmigo. Yo te quiero.

- Popkey. (Sonríe) Yo también te quiero, Bob-by.

- Bob-by. ¿En serio?

- Popkey. Claro. (Enfurece) ¡Te quiero lejos de mi!

- Bob-by. Oh... Eh...

(Todos siguen avanzando para salir del castillo)

_______________________________________________________________

(Horas después, cuando todo se ha calmado, en la sala de Bowser se encuentran Bowser, Clawdia, Robert y un Hermano Boomerang)

- Hermano Boomerang. Verán, amo Bowser y ama Clawdia... Los tres prisioneros conocidos también como el Trío de Élite han... Han... Escapado... Huyeron mientras se produjo el simulacro de incendios.

- Bowser. (Golpea con su puño su silla real) ¡¡Arrrgghhh!! ¡Inútiles!

- Clawdia. ¡¿Cómo habéis podido ser tan idiotas?! ¡Merecéis un despido! ¡O incluso la muerte! (Bowser le mira y Clawdia se pone nerviosa)

- Bowser. Caray, Clawdia, qué carácter tienes. Me encantas.

- Clawdia. Muchas gracias, querido Bowser.

- Bowser. No pienso permitir que esa panda de locos intenten matarte. (Mira al Hermano Boomerang) Vamos a dar un paseo por el castillo. Voy a aumentar la seguridad en puntos débiles.

- Hermano Boomerang. Por supuesto, amo Bowser. Yo le seguiré.

(Bowser y el Hermano Boomerang salen de la sala. Cuando Robert y Clawdia se quedan solos, Clawdia maldice al Trío de Élite en alto)

- Clawdia. ¡Esos condenados renacuajos me están fastidiando mis planes!

- Robert. Excelentísima ama Clawdia, no se preocupe. Gracias a esto acabamos de pillar a Kamek por su punto débil. Tengo en mi poder unas grabaciones de seguridad de los calabozos que van a acabar con su buena imagen.

- Clawdia. ¿En serio?

- Robert. Sí. Por fin va a poder deshacerse de ese Magikoopa que le impidió apoderarse del reino en su pasado.

_______________________________________________________________

(Al día siguiente por la mañana, a la sala de Bowser llega Kamek acompañado por dos Koopatrulleros)

- Kamek. Buenos días, amo Bowser. ¿Me quería para algo?

- Bowser. Kamek, te aseguro que nunca habría podido pensar que me traicionarías. Me siento muy dolido al ver a un secuaz que tanto tiempo ha trabajo conmigo traicionarme de manera tan hostil y desgraciada.

- Kamek. Bow-Bowser... ¿De qué habla?

- Bowser. ¿Podrías explicarme por qué se escapó el Trío de Élite de los calabozos de mi castillo?

- Kamek. (Paralizado por el miedo) Eh... Amo, le recuerdo que ya se lo dije hace unas horas. Iba a traerles algo de comer cuando me atacaron por sorpresa.

- Bowser. ¿Y por qué minutos después activaste la alarma de incendios?

- Kamek. Esto... Pues... Es que me equivoqué. Pensé que había presionado la alarma de seguridad.

- Bowser. Y ahí fue cuando te despertaste del sueño, ¿verdad?

- Kamek. ¿Eh? No le entiendo, amo Bowser.

- Clawdia. Tal vez si te lo explica un compañero tuyo lo entiendas. (Hace un chasquido de dedos y entran en la sala Robert, tres Koopatrulleros más y dos Snifits. Robert sostiene de nuevo un dispositivo que le muestra a Kamek las grabaciones pasadas de cámaras de seguridad)

- Kamek. ¿Esto qué es? (Mira la pantalla y ve la grabación que le muestra a él siendo pegado por Paratroopi adrede. Más tarde ve cómo él se levanta y se dirige al botón de alarma de incendios)

- Bowser. Se nota que lo tenías planeado. Kamek, me has decepcionado profundamente. Es como si tú hubieras intentado matar a Clawdia con esa acción. Mereces un castigo.

(Entran en la sala varios Huesitos y un Merodeaguy con un Chomp Cadenas)

- Kamek. ¿Qué castigo?

- Clawdia. Ya que no hemos podido ejecutar al Trío de Élite, te ejecutaremos a ti. Así no habrá más amenaza.

- Kamek. ¡¿Qué?! Amo Bowser, no permitas esto. ¡No lo permitas!

- Bowser. Lo siento, Kamek, pero tú mismo te has condenado a esto. Me duele profundamente hacer esto, pero se te ha ido la cabeza definitivamente.

- Kamek. No, no. ¡No estoy loco! (Dos Koopatrulleros cogen por los brazos a Kamek, pero este se suelta de ellos, se da la vuelta, prepara su varita para el ataque y mira desafiante al grupo formado por Koopatrulleros, Snifits, Huesitos y el Merodeaguy con Chomp)

- Bowser. Kamek, no compliques más las cosas. Entrégate sin violencia.

- Kamek. (Tira la varita al suelo. Dos Koopatrulleros cogen por los brazos a Kamek y, mientras se lo llevan de la sala, Kamek da gritos) ¡Clawdia! ¡Tal vez ahora te salgas con la tuya! ¡Pero el Trío de Élite te dará algún día tu merecido! ¡¡Te lo dará!! (Kamek y el grupo de esbirros salen de la sala. Quedan dentro de ella Bowser, Clawdia y Robert)

- Clawdia. Bowser, sé que esto está siendo muy duro para ti, pero estás haciendo lo correcto.

- Bowser. No entiendo por qué de repente te han cogido tanto odio, no me lo explico.

- Clawdia. A veces la gente no acepta a alguien por que sí. Pero te repito que estás haciendo lo correcto.

_______________________________________________________________

(Horas después, en la parte trasera del castillo por fuera se encuentran filas y filas de asientos y de secuaces sentados en ellos. Entre ellos se encuentran Ratónito, Korokoopa, Kaproopa, Bombazulina, Robert, Spiriny, Popkey y Bob-by. En el asiento más grande y majestuoso se encuentra Bowser y a su lado Clawdia. Todos miran lo que tienen en frente: una guillotina y a Kamek con su cabeza colocada en ella. Alrededor hay una gran cantidad de Koopatrulleros y Hermanos Martillo, Boomerang y Fuego rodeándole para actuar en caso de que intentara unir. Todos cuchichean los unos con los otros)

- Bombazulina. Madre mía, la que se va a liar...

- Kaproopa. Ojalá supiera dónde está mi querido Paratroopi.

- Ratónito. ¿Aquí no reparten palomitas o algo para comer?

- Korokoopa. ¡Ratónito! No seas así con el pobre Kamek. Va a morir.

- Ratónito. Lo sé, pero es que cualquier tipo de espectáculo me abre el apetito.

- Spiriny. Me hace mucha gracia el estar cerca de la piscina. Después de ver una cabeza rodando, te das un chapuzón después.

- Robert. Claro, te tiras de cabeza a la piscina. ¡Jajaja! (Robert y Spiriny se ríen con fuerza)

(Aparece un Boordugo, un Boo negro que hace de verdugo, y se acerca a la guillotina en la que está colocado Kamek)

- Boordugo. ¿Algunas últimas palabras que decir antes de comenzar la ejecución?

- Kamek. Sí. Que os den a todos. ¡A todos!

- Ratónito. Ah, qué bonitas palabras. Kamek, te echaremos de menos.

- Kamek. Ratónito, algún día nos volveremos a encontrar en el otro mundo, y no te reirás tanto de mi entonces.

- Boordugo. Bien, es suficiente. Comencemos. (Coge la cuerda que permitirá que la guillotina haga su efecto. Gran momento de tensión) A la de una... A la de dos... (Se oye un disparo a lo lejos. Todo el mundo se queda asombrado intentando averiguar el origen del sonido. Aparece de repente a gran velocidad un Bill Banzai dirigiéndose al lugar, y encima suya Guydo montado en el Bill Banzai)

- Guydo. ¡Objetivo detectado!

- Korokoopa. ¡Oh, madre mía, un Bill Banzai!

- Spiriny. ¿Quién lo habrá disparado?

- Bombazulina. (Alegre, como Kaproopa) ¿Pues quiénes van a ser?

(El Bill Banzai se dirige hacia la guillotina)

- Boordugo. Ostras, ¡que viene hacia aquí! (El Boordugo se desvanece y queda Kamek solo)

- Kamek. (Se quita de la guillotina y se pone a salvo. Justo cuando el Bill Banzai impacta sobre la guillotina, Guydo salta de la bala y cae al suelo. Se dirige a Kamek y le da su varita) Mu-muchas gracias, Sargento Guydo.

- Guydo. De nada. (Aparecen Paratroopi y Goombilón corriendo) Kamek, tú escapa. Nosotros te cubrimos.

- Kamek. Antes de irme del castillo tengo que llevarme la Estrella Oscura. Quiero asegurarme de que no caiga en las manos de Clawdia.

(Comienza la música 1)

(Kamek invoca su escoba y vuela en dirección al Castillo de Bowser. Mientras tanto, el Trío de Élite se prepara resistir durante algo de tiempo el ataque de los secuaces de Bowser)

- Bowser. ¡Aniquilad a los traidores!

- Korokoopa. Yo me pido a Paratroopi. (Se golpea los puños)

- Kaproopa. ¡Korokoopa! Estate quieto, ¿eh?

- Robert. (Ve que Clawdia se levanta y se dirige hacia el castillo) Ama Clawdia, ¿a dónde va?

- Clawdia. (Susurrando a Robert) ¡Kamek quiere quitarme la Estrella Oscura! Debemos intervenir antes de que lo consiga. Avisa a Spiriny.

_______________________________________________________________

(En uno de los pasillos del sótano corre Kamek en dirección al laboratorio)

- Kamek. Espero que esté ahí dentro la Estrella Oscura... (cuando se acerca al laboratorio, ve cómo salen de él Clawdia, Robert, varios Koopatrulleros y un Snifit rosa. Clawdia está sujetando la Estrella Oscura, pero esta sigue sin despertar)

- Robert. Ama Clawdia, la Estrella no está totalmente despierta... Hemos interrumpido su despertar.

- Clawdia. ¿Pero es que no ves que no hay tiempo, zoquete?

- Kamek. ¡Vosotros! Dadme la Estrella Oscura o ateneos a las consecuencias.

- Robert. Ama Clawdia, usted escape. Yo me encargo de todo.

(Mientras Clawdia se va, Robert y el grupo de esbirros se acercan hacia Kamek)

- Kamek. (Preparando su varita para el ataque) Os lo he advertido.

(Los Koopatrulleros corren hacia Kamek. Kamek usa su magia para transformar un Koopatrullero en una moneda y para golpear a dos con un mazo. Uno de los disparos del Snifit rosa daña a Kamek en el hombro, pero este sigue luchando. Ahora invoca anillos con formas poligonales y golpea repetidas veces a varios Koopatrulleros más)

- Robert. ¡Demonios! Uno lo tiene que hacer todo. (Robert posee al Snifit y controla sus acciones. Ahora el Snifit poseído empieza a lanzar balas más grandes)

- Kamek. ¡Clawdia, no escaparás! (Con su magia deja fuera de combate a otros Koopatrulleros, pero una de las balas grandes del Snifit poseído le daña de tal forma que le tira al suelo. Más Koopatrulleros rodean a Kamek y empiezan a golpearlo. En ese momento Robert deja de poseer al Snifit rosa)

- Robert. (Se ríe maléficamente) ¡Jajajaja! Game over, Kamek.

- Kamek. (Mientras recibe patadas de los Koopatrulleros, alza su varita) Tú te irás conmigo, Robert, lo juro. (De su varita sale un rayo que electrocuta a Robert)

- Robert. Ugh... ¡Ugh! ¡¡Aaahh!! (Kamek, cansado, no formula ningún hechizo más. Robert de repente empieza a temblar. Su microchip controlador se desprende de su máscara y el color rojo oscuro de sus ropas vuelve a ellas. Robert ya no está bajo el control de Clawdia) Ugh... Ah... Parad... ¡Parad todos! (Los Koopatrulleros y el Snifit rosa dejan de atacar a Kamek) ¡¿Pero es que no véis que es vuestro jefe?! ¡Vergüenza os debería de dar!

(Para la música 1)

- Kamek. (Con ayuda de dos Koopatrulleros se levanta) Ah... Robert... ¿A qué juegas?

- Robert. Perdóname Kamek. Todo este tiempo no he sido yo… Pero gracias a ese rayo he vuelto a la normalidad.

- Kamek. ¿Qué?

- Robert. Clawdia me puso un microchip que yo mismo ideé. Desde hace dos meses me ha estado controlando en todas mis acciones. Tu rayo parece haberlo descompuesto.

- Kamek. Qué bien que hayas vuelto a la normalidad. Pero prométeme que vas a convencer a Bowser de lo mala que es Clawdia en realidad para que así nos deje en paz a mí y al Trío de Élite.

- Robert. Cuenta con ello. Es lo mínimo que podría hacer después de haberte dejado así.

(Aparece Spiriny por detrás de Kamek y se abalanza sobre él intentando darle mordiscos)

- Kamek. ¡¡Ahh!! ¡Que alguien le pare!

- Robert. Oh, es cierto. Olvidé decirte que Spiriny también está controlado por Clawdia. (Da un silbido y los Koopatrulleros intentan quitar a Spiriny de Kamek y el microchip del cuello de Spiriny)

...............................................................................................................................

(Poco tiempo después, el Trío de Élite sigue resistiendo los ataques de las tropas de Bowser en la parte trasera del castillo por fuera)

- Paratroopi. (Le da una patada a un Dragígneo que se le acercaba) ¿Dónde se ha metido el jefe Kamek? ¡No podremos resistir aquí mucho más!

- Goombilón. Necesitamos alguna distracción.

(De repente, los secuaces de Bowser dejan de luchar contra el Trío de Élite y se quedan mirando al cielo)

- Bowser. ¿Qué hacéis, descerebrados? ¿A dónde miráis?

- Korokoopa. Ostras. ¿Esa no es Clawdia?

(Bowser y el Trío de Élite también miran al cielo y ven un Helibote sobrevolando el Castillo de Bowser. En el Helibote va subida Clawdia sujetando la Estrella Oscura, a quien le queda aún tiempo para despertar. Clawdia se asoma en el Helibote mientras se ríe)

- Clawdia. ¡Adios, pringados! ¡¡Jajajajaja!!

(Mientras el Helibote se aleja por el horizonte, todos miran temerosos a Bowser, quien tiene una cara de sorpresa y frustración a la vez)

_______________________________________________________________

(Horas después, el Castillo de Bowser ha vuelto prácticamente a la normalidad. Todos han descubierto el lado malvado de Clawdia, Robert y Spiriny han vuelto a la normalidad, y Rita-disc ya ha salido del hospital totalmente recuperada. Bowser entra en la habitación de Kamek, en la que se encuentran el Magikoopa y Goombi)

- Bowser. Eh... ¿Se puede?

- Kamek. (Enfadado) Hmmm...

- Goombi. Por supuesto que sí, amo Bowser.

- Bowser. ¿Eres nuevo en este castillo? No te conozco.

- Goombi. Vivo con Kamek desde hace bastante tiempo... En fin, encantado de poder conocerle en persona.

- Bowser. Para ser tan pequeño, eres fiel. Me gusta.

- Kamek. (Sigue enfadado) ¿Has venido a conocer a Goombi o qué? Si me disculpáis, me voy a dar un paseo.

- Bowser. ¡No! Kamek, esto... quería decirte algo.

- Kamek. ¿El qué? ¿Me vas a devolver a la guillotina? Ah, no, que está destrozada.

- Bowser. No. Quería decirte que me he equivocado completamente con Clawdia y que debería haberte hecho caso desde el principio. Lo... Lo...

- Goombi. Vamos, amo Bowser, diga sin miedo la frase mágica.

- Bowser. Lo... Lo siento...

- Kamek. (Su cara cambia) ¿Qué ha dicho, amo Bowser?

- Bowser. Que lo siento. No me hagas repetirlo más.

- Kamek. ¿En serio está arrepentido por todo lo que ha ocurrido?

- Bowser. Bastante... ¿Me vas a perdonar o me voy?

- Kamek. Hmmm... Venga, vale... Es todo un logro conseguir un “lo siento” del mismísimo Bowser. Aunque a mí no es al único a quien tiene que pedir disculpas. El Trío de Élite está también muy enfadado con su persona.

- Bowser. Ah... Voy a prepararme para pronunciar otro “lo siento”. Espero que no me cueste.

- Kamek. Eh... Verá... No creo que unas disculpas les sirvan...

- Bowser. ¿Entonces qué quieren?

...............................................................................................................................

(En la habitación del Trío de Élite, frente a una mesa se encuentran los miembros del Trío de Élite sentados en un extremo y Bowser y Kamek en el otro)

- Guydo. Queremos un 75% de aumento de nuestros respectivos sueldos, dos días de descanso a la semana, a ser preferiblemente sábados y domingos, y dos semanas de vacaciones en verano para ir a la Isla Almohada a descansar.

- Bowser. ¡¿Qué?! ¿Estáis locos? Esas casi son las condiciones de trabajo de secuaces del rango de Kamek. (Mira a Kamek para que le eche una mano)

- Kamek. Os aumentaremos un 25% el sueldo, un día a la semana de descanso y cinco días de vacaciones en Navidad.

- Guydo. (Guydo, Paratroopi y Goombilón susurran entre ellos para renegociar) 50% de aumento de sueldo, un día libre a la semana y una semana de vacaciones en verano y otra en invierno, ni para ti ni para mi.

- Kamek. (Ve que Bowser asiente) Aceptado.

- Trío de Élite. ¡Bien! Amo Bowser, queda perdonado.

- Bowser. Bien, me alegro. Me parece que soy demasiado blando, pero en fin...

- Paratroopi. ¿Por qué no nos abrazamos los cinco para terminar este capítulo tan odioso en la historia de este castillo?

- Bowser. Detesto los abrazos.

- Kamek. Y yo.

- Guydo. Yo también.

- Goombilón. Eh... Yo no tengo brazos.


- Paratroopi. Pues nada...


(Rita-disc y Robert caminan por el pasillo del brazo derecho del castillo)

- Rita-disc. ¿Entonces tú ya no estás contra el castillo?

- Robert. No. Te vuelvo a repetir que me tenía controlado Clawdia. Pero ahora que está en paradero desconocido, ya no estoy bajo su control.

- Rita-disc. Ah... ¿Y por qué me acompañas a casa? Puedo hacerlo sola.

- Robert. Eh... No es por eso...

- Rita-disc. ¿Entonces por qué lo haces?

- Robert. Kamek me dijo que no respodiera a esa pregunta hasta que llegaras...

- Rita-disc. ¿Por qué? (Rita-disc y Robert llegan a la habitación de Rita-disc, y ella presencia su habitación en ruinas a causa de los destrozos que ocasionó un aerogenerador en el episodio anterior) ¿Pe-pe-pero... ¡qué!? ¡¿Qué es todo esto?!

- Robert. Nada... Pequeños contratiempos surgidos durante tu ausencia.

- Rita-disc. Robert, ¿qué habéis hecho mientras estaba en el hospital? (Robert va a hablar, pero Rita-disc le interrumpe) ¡No! No hace falta que me respondas; no quiero saberlo.

- Robert. Tranquila. En unos pocos días todo estará como nuevo, supongo.

- Rita-disc. ¿En unos pocos días? Pero si lo que ven mis ojos no es una habitación, ¡son unas ruinas prehistóricas! Aquí no puedo vivir yo.

- Robert. Lo sé. Por eso Kamek ha decidido el lugar en donde puedas vivir hasta que tu habitación sea restaurada por completo.

- Rita-disc. Ah, ¿sí? ¿Dónde?

...............................................................................................................................

(En la habitación de Robert, en el brazo izquierdo del castillo por la noche, Robert y Rita-disc están tumbados en una misma cama)

- Rita-disc. Yo esto lo cuento y no se lo cree nadie... Durmiendo al lado de un espíritu...

- Robert. Buenas noches, Disc.

- Rita-disc. Buenas noches... (cierra los ojos, pero los vuelve a abrir) Vaya manera de volver al castillo, vaya manera...

(La luna está en lo alto del cielo sobre el oscurecido Reino Champiñón. Un día con acción está acabando)


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.