FANDOM


Adornos-campana-navidad

Resumen

Clawdia Koopa ha vuelto al Castillo de Bowser por Navidad. ¿Quién podría creerlo? Este regreso no agradará mucho a ciertos secuaces, como Kamek o Bombazulina (quienes la vencieron una vez en el pasado), pero... ¿cómo se lo tomarán el resto de trabajadores del castillo, y en especial Bowser y su hijo Bowsy?

Música

1. https://youtu.be/5IbuyM8S7fk?list=PL6akIKaXBeU2hKj2SZYw-9FCrabEpGTwt

Intro LTS Temp.6. Dr. Freezegood

(En la habitación de Kamek, a las siete de la mañana, todo está oscuro y tranquilo. Kamek y Goombi duermen plácidamente, hasta que alguien llama a la puerta y ambos se despiertan)

- Goombi. (Sin abrir los ojos) Kamek, la puerta...

- Kamek. (Se pone las gafas y se levanta) Este castillo me supera. ¿Es que la gente no duerme? (Se dirige hacia la puerta)

- Goombi. A lo mejor estamos rodeados de murciélagos en vez de secuaces. O incluso de vampiros.

(Kamek abre la puerta y encuentra al otro lado a Kaproopa)

- Kamek. ¿Qué quieres a estas horas? Tu hermano recibirá el sueldo a una hora más adecuada.

- Kaproopa. No venía por eso. Kamek, ¿recuerdas que hace unos días ordenaste mi salida del castillo?

- Kamek. Por supuesto. Llevas aquí desde el verano, y aquí sólo vive el que trabaja.

- Kaproopa. ¿Hay algún trabajo para mí?

- Kamek. Lo siento, pero ni hay plazas libres ni te la daría a estas horas.

- Kaproopa. Supuse que dirías eso, así que he hecho algo que seguro que me dejará quedarme en este castillo durante una temporada.

- Kamek. ¿Qué has hecho? Sorpréndeme.

- Kaproopa. Encontré hace tiempo unas fotos tuyas un tanto comprometidas en varios de los ordenadores de mi hermano.

- Kamek. ¡No! Por favor, Kaproopa, no me hagas chantaje, que estoy de chantajes hasta la punta de mi gorro.

- Kaproopa. Tranquilízate, déjame acabar. Te iba a decir que las he borrado todas.

- Kamek. ¿De... de verdad? (Kaproopa asiente y Kamek la abraza) ¡Oh! ¡Muchas gracias!

- Kaproopa. Y ahora... ¿me dejarás quedarme?

- Kamek. Está bien... Pero fuera de mi vista, déjame dormir en paz. (Kaproopa se va y Kamek cierra la puerta. Cuando se da la vuelta, ve a Goombi levantado)

- Goombi. Parece que te han quitado un gran peso de encima.

- Kamek. Correcto. Ahora voy a hacer lo que siempre he querido desde que Korokoopa me amenazó con las fotos malditas.

- Goombi. ¿El qué? (Kamek desaparece usando su magia sin decir nada) Miedo me da...

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa, este está durmiendo tranquilamente. Aparece Kamek en el lugar sin hacer ruido y se acerca a unos cajones. Los abre y busca algo en ellos)

- Kamek. (Pensando en su mente) ¿Dónde tendrá este pringado su lista de contactos? (Ve una libreta y la coge) ¡Aquí está! (Desaparece con su magia justo en el momento en que abre la puerta lentamente y entra sin hacer ruido Kaproopa)

...............................................................................................................................

(Kamek vuelve a su habitación con la libreta en mano)

- Goombi. ¿Ya estás aquí? Sí que te has dado prisa en matar al Koopa albino ese.

- Kamek. ¿Matarle? No, no. Voy a hacer algo mucho mejor. (Coge su móvil y abre la libreta) A ver... a ver... (ve el número que buscaba) ¡Aquí está! (Empieza a marcar números en su móvil)

- Goombi. ¿A quién llamas? ¿A una ambulancia?

- Kamek. ¡Que no le he matado, pesado! (Llama al número deseado) ¿Hola? Hola, buenos días. Siento despertarles a estas horas de la mañana, pero soy el jefe de su hijo Korokoopa. ¿Es usted el padre? (Espera la respuesta) Perfecto. Le llamaba para comunicarle que su hija Kaproopa está aquí con nosotros y ha tenido un romance con un Paratroopa. (Breve silencio)

- Goombi. ¿Qué ocurre, Kamek?

- Kamek. (Tapa el micrófono del móvil) Están soprendidísimos. (Vuelve a hablar con el padre de Korokoopa) Ese Paratroopa es más malo... Es desagradecido, malvado y más tonto que nadie. Aquí en el castillo estamos muy contentos con él.

- Goombi. (Le susurra a Kamek) ¿Para qué inventas? (Kamek le hace un gesto para que guarde silencio)

- Kamek. ¿Qué? ¿Qué vienen ustedes al castillo a conocer al chico? Perfecto, los recibiremos con los brazos abiertos. Adiós, adiós. (Cuelga y se ríe malvadamente)

- Goombi. Kamek, no entiendo qué pretendes conseguir con esto...

- Kamek. Le vamos a arrebatar a Kaproopa a su querido Paratroopi. Korokoopa se sentirá fatal con el dolor de su hermana y le daré así su merecido.

- Goombi. (Se tumba en la cama y cierra los ojos) Si crees que va a funcionar... (empieza a dormir)


Diálogo

(Las ocho de la mañana del 25 de diciembre. Casi todo el castillo está durmiendo a estas horas tranquilamente. En la habitación de los tres secuaces lo mismo hacen, hasta que suenan por todo el castillo los sonidos que emiten varios megáfonos con la voz de Robert)

- Robert. ¡¡Feliz Navidad a todos!! ¡¡Despertad y contemplad el luminoso día que nos espera!!

(El Trío de Élite, como muchos otros secuaces, se asoman a las ventanas malhumorados)

- Guydo. ¡Pero si todavía está oscuro!

- Goombilón. ¡A dormir todos ya!

- Robert. (Se acerca con el megáfono encendido, sin darse cuenta) ¡¡Ya, pero es Navidad!! ¡¡¿No es genial?!!

- Paratroopi. ¡¿Puedes apagar el megáfono?!

- Robert. (Lo apaga) Ops, lo siento. No me di cuenta de que seguía encendido.

- Kamek. (Desde otra ventana, mirando hacia abajo) ¡Tú no, pero el resto de nosotros sí!

- Robert. Caray, pensé que este castillo tenía más espíritu navideño.

- Guydo. ¿A las ocho de la mañana? Vete a dormir, anda.

- Robert. (Alicaído) Está bien...

(El Trío de Élite se mete en su habitación de nuevo)

- Guydo. Pues a mí se me ha quitado el sueño por su culpa... (Llaman a su móvil y este lo mira) ¿Quién será a estas horas? (Lo coge) ¿Sí? Sí, soy el Sargento Guydo. ¿Quién es usted? (Se queda más pálido que su máscara)

- Goombilón. ¿Quién es?

- Guydo. (Tapa el micrófono y dice en tono bajo) ¡Es Goombella! (Paratroopi y Goombilón se quedan boquiabiertos)

- Goombilón. ¡¿Qué?! ¡¿Y qué quiere esa mujer?!

- Paratroopi. Tal vez quiera felicitarte las Navidades. (Se empieza a reir)

- Goombilón. Pues yo no. Por su culpa perdí a Bombazulina...

- Guydo. (Se vuelve a poner al teléfono) ¿Para qué has llamado? (Breve pausa) Ajá, ajá... No, es que Goombilón no se puede poner ahora. Está... Eh... (Goombilón le hace gestos) Está en el baño ahora mismo. ¿Le digo algo de tu parte? Ajá, ajá... Ajá... Muy bien. Venga, hasta luego... (Cuelga)

- Goombilón. ¿Qué quería?

- Guydo. Invitarte a un funeral.

- Goombilón. (Confuso) ¿Cómo?

- Paratroopi. ¿Goombella ha muerto?

- Guydo. ¿Pero cómo va a haber muerto si me acaba de llamar? El funeral se celebra por la muerte de su novio Goombulote.

- Goombilón. ¿En serio? (Guydo asiente) Se lo tenía merecido. Que se fastidie.

- Paratroopi. ¿Quién, Goombulote o Goombella?

- Goombilón. Los dos.

- Guydo. ¿Piensas ir a ese funeral?

- Goombilón. Por supuesto. Quiero comprobar que ese maldito está bien muerto. ¿Cuándo se celebra?

- Guydo. Dentro de unas horas en la periferia de la Ciudad Champiñón.

- Goombilón. ¡Ala! Pues voy a darme prisa. No se lo contéis a nadie, ¿eh? Esto es un secreto. (Guydo y Paratroopi niegan con la cabeza)

_______________________________________________________________

(A las nueve y media de la mañana, Korokoopa está viendo la televisión mientras desayuna. Entra Kaproopa enfadada, dando un portazo al entrar)

- Korokoopa. Kaproopa, ¿qué te ocurre?

(Kaproopa se sienta al lado de Korokoopa)

- Kaproopa. Hermanito, ¿me quieres explicar una cosa?

- Korokoopa. ¿El qué?

- Kaproopa. ¡¿Por qué vienen a este castillo nuestros padres?! ¡Quedamos en que íbamos nosotros a su casa por la tarde para cenar!

- Korokoopa. ¿Vienen papá y mamá? ¿Por qué?

- Kaproopa. No te hagas el tonto, Korokoopa, que me han dicho que vienen a conocer a mi novio.

- Korokoopa. (Intentando disimular su alegría) ¿Qué? ¿En serio?

- Kaproopa. ¡Que no te hagas el tonto! Lo has hecho tú, lo sé.

- Korokoopa. Que yo no les he dicho nada de lo tuyo.

- Kaproopa. Entonces dime quién ha sido, ¡¿eh?!

- Korokoopa. Voy a preguntarles, aguarda un momento... (saca su móvil y les llama. Tras un minuto de conversación, Korokoopa dice...) Papá, dime algo, ¿quién te ha contado que Kaproopa tenía novio? (Se queda confuso unos instantes) Ah... Vale... (sigue hablando un poco más y cuelga)

- Kaproopa. ¿Qué te ha dicho?

- Korokoopa. (Confuso) Que ha sido Kamek... ¿Cómo habrá conseguido su número de teléfono?

- Kaproopa. (Furiosa por Kamek, se preocupa) Madre mía... Como no acepten la relación...

- Korokoopa. (Intentando disimular su profunda alegría) Uy, qué pena... Con lo que te gustaba Paratroopi...

- Kaproopa. No mientas. Sé que le odias...

- Korokoopa. Hermanita, piensa que tarde o pronto se iban a enterar de que salías con él. En fin, voy a comprar más comida, que hoy vienen más invitados a la fiesta. (Sale de la habitación alegre)

_______________________________________________________________

(Las diez de la mañana. La Ciudad Champiñón ya ha despertado, todo está decorado para celebrar la Navidad, algunos Toads pasean por las calles. Uno de esos Toads, de gorro azul, se dirige a una de las muchas casas en forma de champiñón que hay. Toca el timbre y varios segundos después abre Bob-by)

- Bob-by. (Con sueño) ¿Sí? ¿Qué quieres tú?

(El Toad le coge y lo levanta en el aire y se mete dentro de la casa. Tras cerrar la puerta, el Toad se transforma en Kamek)

- Kamek. ¡¿Pero qué te has creído?!

- Bob-by. ¡Kamek! Suéltame, por favor.

- Kamek. (Le suelta y cae al suelo Bob-by) Ahora mismo me estás explicando por qué recibí esta carta. (La lee en voz alta) “Kamek, quiero volver al castillo para no sentirme solo. Mañana iré para allá.”

- Bob-by. Compréndeme, Kamek. Estoy harto de cuidar a esos Goombas. Yo no estoy hecho para esto...

- Kamek. Pues te dejé bien claro que si no los cuidabas iba a contarle a Popkey donde vivías.

- Bob-by. Me da igual si se lo cuentas. ¿Acaso crees que no se iba a dar cuenta cuando me viera por el castillo?

- Kamek. Bob-by, si vuelves vas a causar una guerra en el castillo.

- Bob-by. Pues quédate tú a los niños.

- Kamek. ¡No! No... Que ya estoy contento con Goombi, no quiero más.

- Bob-by. Kamek, me aburro mucho. Y voy a ir a ese castillo...

- Kamek. ¡Espera! Yo intentaré hablar con el amo Bowser para ver qué podemos hacer con Popkey, pero no te garantizo nada...

- Bob-by. Eso está mejor. Si antes de que empiece el año no he ido al castillo, iré yo mismo.

- Kamek. (Mira hacia el suelo y dice en voz alta, aunque pensando para sí mismo) ¿Por qué no te mataré y así nos quedaremos todos tranquilos?

- Bob-by. (Sonriendo) Porque sabes que me necesitas.

(Kamek alza su varita y desaparece del lugar)

_______________________________________________________________

(Casi las once de la mañana. En la habitación de Kamek se encuentran el Magikoopa, Robert y Goombi descansando)

- Goombi. Llamar a los padres para que rechacen la relación... A mí también se me hubiera ocurrido eso.

(Alguien llama al timbre de la habitación)

- Kamek. (Con cara de felicidad) Ese tiene que ser Korokoopa. Tiene que estar fastidiadísimo.

- Robert. Yo que tú me andaba con cuidado, a ver si te va a pegar.

- Kamek. Antes de que su puño roce mi cuerpo, morirá. (Kamek abre la puerta y encuentra al otro lado a Korokoopa) Hombre, Korokoopa. ¿Qué tal te va la vida?

- Korokoopa. Kamek, no disimules. Sé perfectamente que has llamado a mis padres para decirles que mi hermana está saliendo con Paratroopi.

- Kamek. (Sigue disimulando) ¿Yo? ¿Quién te ha dicho tal cosa?

- Korokoopa. Pues mis padres, mira por dónde.

- Kamek. Vale, lo admito. Les llamé y se lo dije. (Korokoopa se queda mirando a Kamek. Este tiene preparada su varita por detrás para el ataque. De repente, Korokoopa abraza a Kamek y todos se quedan confusos) Uh, ¿qué haces?

- Korokoopa. ¡Muchísimas gracias, Kamek! No sé cómo podré agradecerte esto. (Se dejan de abrazar)

- Kamek. Pero... ¿No estás enfadado? ¿Ni siquiera un poquitín cabreado conmigo?

- Korokoopa. Para nada, pero si es justo lo que quería. Llevaba meses contándoselo a mis padres y no se creían que fuera para tanto. Ahora mismo están de camino, ¿no es genial? Bueno, te dejo, que tengo que prepararlo todo para su llegada. (Se va del lugar, dejando frustrado a Kamek)

- Kamek. Robert, no vuelvo a confiar en ninguno más de tus planes. No sé cómo puedes ser el consejero real del castillo...

- Robert. ¿Perdón? Pero si no he dicho nada yo...

- Kamek. Uy que no. ¿Te acuerdas aquella vez...? (Kamek y Robert recuerdan un momento pasado de hace un mes)

...............................................................................................................................

- Robert. Kamek, si tienes un enemigo, lo mejor para atacarle es introduciéndote en el interior de su vida y dejarlo todo destruido, si es posible.

...............................................................................................................................

(Vuelven al momento presente)

- Robert. Pero Kamek, de eso hace ya mucho tiempo. Y además no ha funcionado porque en este castillo todo funciona al revés, extrañamente.

- Kamek. Y además, ¿cómo he podido ser tan tonto? Si encima sabía que Korokoopa se lleva fatal con Paratroopi... Es que soy tonto...

- Goombi. Pero muy tonto, Kamek...

- Robert. Kamek, lo único que puedes hacer ahora es dar un giro completo al tema. Solo de ese modo podrás conseguir lo que tenías planeado.

- Kamek. ¿Eh? Explícate.

- Robert. Si quieres fastidiar a Korokoopa, este es ahora tu momento. Tienes que convencer a los padres de que Paratroopi es buen chico.

- Kamek. A ver si me he enterado... ¿Estás diciendo que haga justo lo contrario de lo que he hecho hasta ahora?

- Robert. Correcto. Piensa que Korokoopa confía en que sus padres desaprobarán la relación. Si consigues convencerles de lo contrario, Korokoopa seguro que se morirá de la frustración.

- Kamek. Buena idea, pero ahora de mí no se fiarán ya que les dije antes algo malo de Paratroopi. ¿Y si váis vosotros dos? Os lo encargo como una misión.

- Goombi. ¡Guay!

- Robert. No tengo nada major que hacer, así que... (Robert desaparece del lugar justo en el momento en que alguien llama a la puerta)

- Kamek. Qué pesada se pone la gente el día de Navidad... ¿Quién será ahora? (Abre la puerta y ve a dos Koopatrulleros al otro lado) ¿Sí? ¿Qué pasa?

- Koopatrullero. Jefe Kamek, hay una mujer que desea entrar en el castillo, pero que carece de autorización. ¿Puede venir con nosotros para dejarla entrar o no?

- Kamek. Está bien, iré con vosotros... Ahora vuelvo, Goombi. (Los Koopatrulleros y Kamek salen de la sala)

...............................................................................................................................

(A la entrada principal del castillo llegan los Koopatrulleros y Kamek. El Magikoopa puede ver con dificultad a la mujer desde lo lejos, ella está de espaldas)

- Koopatrullero. Aquí está.

(La mujer se da la vuelta y Kamek al verla se queda sin palabras)

- Kamek. No... No puede ser...

- Clawdia. Hola.

- Kamek. Cla... ¿Clawdia...? ¿Eres tú?

- Clawdia. Sí. (Kamek empieza a alterarse, pero ella intenta calmarlo) No te preocupes, Kamek.

- Kamek. ¡¡¿Cómo has llegado aquí?!! ¡¿Cómo estás viva?! ¡Explícate!

- Clawdia. Kamek, no montes un escándalo. Tengo que decirte que he cambiado. Ya no soy la estúpida avariciosa del pasado, he cambiado.

- Kamek. No me lo creo, pero explícate.

- Clawdia. Sali volando por los aires aquella vez. Aún lo recuerdo... Recibí un fuerte golpe al aterrizar en una isla y fui salvada por un grupo de Yoshis salvajes... Estuve esperando años y años hasta que vi hace unos días un Helibote. Sin dudarlo un momento, me subí en el en secreto y acabé en este reino de nuevo.

- Kamek. Vete de aquí, no eres bien recibida.

- Clawdia. Por favor, necesito ver a Bowser. ¿Sigue en este castillo?

- Kamek. Eso no es de tu incumbencia. Sal de este castillo antes de que utilice la fuerza... O la magia.

- Clawdia. (Se pone de rodillas, llorando) Por favor, tengo que verle y decirle lo mucho que lo siento. Fui una tonta, y juro que no se volverá a repetir, ¡lo juro!

- Kamek. (Ve que el resto de secuaces le miran raro, e intenta disimular) Levántate, hombre. (Clawdia se levanta y Kamek mira al resto de secuaces) ¿Y vosotros qué estáis mirando? ¡A trabajar! (Mira a Clawdia) Acompáñame a mi sala de reunión y hablaremos de esto... (Kamek se pone a caminar y Clawdia le sigue)

...............................................................................................................................

(En la habitación del Trío de Élite, se encuentran Guydo y Paratroopi. Guydo lleva esta vez ropas rojas imitando a cierto personaje navideño. En la punta de la parte alta de su traje tiene una bola blanca esponjosa)

- Paratroopi. Voy a preparar una comida bien rica hoy.

- Guydo. Excelente. A ver si Goombilón vuelve pronto del funeral. (Llaman a la puerta) Este debe de ser él... (se acerca a la puerta y la abre. Entran Clawdia y Kamek en la habitación) ¿Y esta quién es, Kamek, tu nueva novia?

- Clawdia. (Ignora a Guydo) Ah, qué recuerdos me trae todo esto... ¿Y dices que esta es tu sala, Kamek? (Kamek golpea por detrás a Clawdia ante los ojos de los confusos secuaces y usa su magia sobre ella)

- Kamek. Sala de reuniones, ¡ja! Ilusa...

- Paratroopi. Kamek, ¿nos puedes explicar qué es todo esto? No será una representación teatral de algo de Navidad, ¿no?

- Kamek. Dejadme que me explique. Esta mujer que veis tendida en el suelo y bajo mi hechizo de sueño es nada más y nada menos que Clawdia Koopa.

- Guydo. ¡Oh, madre mía, madre mía! (Se queda pensativo) ¿Y esa quién es? (Kamek se lleva la mano a la cabeza)

- Kamek. Pero si os lo expliqué hace un tiempo... Esta tía era la futura esposa de Bowser. Por su codicia fue expulsada del castillo hace un montón de años de una manera un tanto cómica. Aunque creíamos todos que estaba muerta, parece que ha sobrevivido y ha vuelto.

- Paratroopi. Ah... Por eso a mí me sonaba de algo esta chica. Nos la encontramos en la Isla de Yoshi cuando viajamos hace un año, aproximadamente.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡¿Os la encontrásteis y no me dijísteis nada?!

- Paratroopi. No sabíamos que era Clawdia, jefe Kamek. Lo sentimos mucho...

- Guydo. Y además, ¿por qué la traes a nuestra habitación? ¿Quieres que nos la comamos por Navidad o algo?

- Kamek. No, tonto, he pensado en algo más limpio y menos repugnante. Tenemos que deshacernos de ella antes de que el amo la vea de vuelta, y se me ha ocurrido algo ya... (Enérgico) Voy a preparar un Helibote fuera del castillo, vosotros sacadla a cuestas de este castillo y llevadla hasta el Helibote que traiga, ¿vale?

- Paratroopi. Yo no puedo salir ahora, tengo que hacer la comida.

- Guydo. Y yo no puedo cargar con esta mujer solo.

(Entra Goombilón)

- Goombilón. Hola chicos, ya he vuelto del... (ve a Kamek y a Clawdia tendida boca abajo en el suelo) funeral... ¿Qué es esto?

- Guydo. Luego te lo explico, pero ayúdame a bajar a la planta baja del castillo a esta mujer, ¿quieres? (Goombilón asiente confuso y Kamek desaparece mágicamente)

- Paratroopi. ¿Qué tal ha ido el funeral?

- Goombilón. Bah, al final no le han enterrado. Van a esperar a mañana, por ser hoy Navidad.

(Guydo y Goombilón sostienen encima suya a Clawdia)

- Paratroopi. Pasáoslo bien.

- Guydo. ¿Tengo que reirme? (Paratroopi se rie y Guydo y Goombilón salen de la sala)

...............................................................................................................................

(Minutos después, Goombilón y Guydo caminan con sigilo por los pasillos en donde no hay gente. Cuando casi han salido del castillo, se encuentran a Korokoopa y se ponen nerviosos)

- Korokoopa. (Alegre) Feliz Navidad, compañeros. (Ve a Clawdia) Uh, ¿y esa quién es?

- Guydo. Eh... Nadie. Tenemos prisa... (salen corriendo con Clawdia encima suya. Korokoopa los mira con sorpresa)

- Korokoopa. Esto es increíble. Cada Navidad que pasa, esta es más rara...

(Al salir del castillo, se encuentran con el Helibote de Kamek)

- Kamek. ¡Aquí, adelante! (Guydo y Goombilón llegan)

- Goombilón. ¿Dónde la vamos a llevar?

- Kamek. Al Castillo de Peach, que se encarguen ellos de llevarla bien lejos, donde no pueda encontrarnos.

- Guydo. ¿Vamos a llevarla allí? En cuanto la vean nos van a echar junto con ella.

- Kamek. ¿Y qué hacemos? ¿Se te ocurre algo mejor?

- Guydo. Tengo algo que nos puede ayudar. Aguardad unos minutos...

_______________________________________________________________

(Media hora larga después, en los jardines del Castillo de Peach se esconden Kamek, Goombilón, Guydo y un regalo grande con envoltura)

- Goombilón. ¿Alguien me puede explicar de nuevo qué estamos haciendo aquí?

- Guydo. A ver, Goombilón, vamos a entregarles a Clawdia dentro de ese regalo, pero sin decirles que ella está ahí. Ya cuando lo abran tendrán que encargarse de ella por su bien.

- Goombilón. Fíjate si esto debe de ser raro, que a mí ya me lo parece un poco...

- Kamek. Es lo que hay, Recluta Goombilón.

- Goombilón. No, ¿por qué no la matamos y nos deshacemos del cadáver?

- Kamek. Qué simple eres, Goombilón...

- Goombilón. Kamek, ¿por qué no quieres matarla?

- Kamek. Porque parece que ha cambiado... Me da pena.

- Guydo. ¿Entonces por qué no quieres que se quede?

- Kamek. Porque estoy seguro de que con el tiempo se volvería a contaminar de codicia. El Castillo de Bowser tiene algo extraño que lo hace único, y eso es el poder que tiene de jugar con nosotros como si fuéramos su entretenimiento. Clawdia puede que haya cambiado, no lo dudo. Pero es mejor que no esté cerca de este castillo y de nosotros. Seguro que Mario y los suyos la llevarán a otro lugar.

- Goombilón. Jefe Kamek, la matarán.

- Kamek. Bueno, pues allá ellos. Vamos a llamar a su puerta. (Los tres esbirros de Bowser se acercan a la puerta de entrada principal al castillo y llaman a la puerta. Tiempo después, abre el Maestro Kinopio)

- Kinopio. ¡¡Ahh!! ¡Esbirros de Bowser! ¡Alerta!

- Kamek. ¡¡Shh!! ¡Cállese! No venimos a secuestrar a su preciada princesa.

- Kinopio. ¿Entonces qué queréis?

...............................................................................................................................

(Minutos después, se encuentran en el jardín del Castillo de Peach Peach, el Maestro Kinopio, Mario, Kamek, Goombilón y Guydo frente al gran regalo)

- Mario. ¿Es esto una broma?

- Kamek. No. ¿Es que no podemos hacernos regalos a pesar de ser archienemigos?

- Mario. Pues claro que no, por eso somos archienemigos.

- Guydo. Llevaoslo, si encima es gratis...

- Peach. ¿Qué hay dentro? No nos fiamos.

(Los esbirros de Bowser se miran paralizados)

- Goombilón. Eh... Es un regalo. Si decimos lo que hay dentro pierde la gracia...

- Mario. Lo abriré yo.

- Kamek. ¡No! Osea... No lo abráis ahora. Hacedlo después. Nosotros nos vamos...

- Mario. De aquí no se mueve nadie hasta que vea lo que hay dentro.

- Guydo. (Dice en tono bajo) Qué creído se lo tiene el fontanero... (Mario le mira furioso) ¿Qué? No he dicho nada.

(Mario abre el regalo y todos ven su contenido: Clawdia. Mario, Peach y el Maestro Kinopio se asustan)

- Peach. ¡¡Madre mía!! ¡¿Pero qué regalo es este?!

- Goombilón. ¿A que es original? No hace falta que nos des las gracias.

- Mario. No nos vamos a quedar con esa Koopa loca. Lleváosla al castillo.

- Kamek. Pero es que no podemos hacer nada con ella...

- Mario. Matadla y deshaceos de los restos.

- Kamek. Y dale con matarla...

- Guydo. (Apoyado sobre Clawdia) Kamek, no es necesario matarla, ya está muerta.

- Kamek. ¡¿Qué?!

- Guydo. No respira y su corazón no late... Ésta está más muerta que los Goombas aplastados por este... (señala a Mario)

- Kamek. Me habré pasado con la magia... Qué extraño.

- Mario. Genial, caso arreglado. Ahora, si podéis salir de aquí sería perfecto...

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

(Mientras tanto, en el Castillo de Bowser, Korokoopa está hablando con Spiriny)

- Korokoopa. Hace un rato he visto a Goombilón y a Guydo llevándose a rastras a una Koopa hasta la planta baja...

- Spiriny. ¿Qué me estás contando? ¿Y qué le pasaba a la Koopa esa?

- Korokoopa. No sé si estaría borracha, muerta...

- Spiriny. Vaya misterio... Tal vez trabaje en ese caso.

...............................................................................................................................

(Spiriny, en el laboratorio del castillo, está reunido junto con varios científicos y Robert)

- Spiriny. Que sí, que sí. Como lo oís. Que el Recluta Goombilón y el Sargento Guydo se estaban llevando a cuestas a una Koopa muerta.

(Los científicos hablan unos con otros, extrañados y preocupados. Robert, que lo ha escuchado todo desde un poco lejos, se va del lugar)

...............................................................................................................................

(En un pasillo, Robert conversa con Ratónito)

- Ratónito. ¿Podrías repetírmelo? Es que creo que no lo escuché bien.

- Robert. No te extrañes, que seguro que lo oíste bien. Goombilón y Guydo iban arrastrando a una Koopa muerta. Iba dejando pequeños rastros de sangre por el suelo mientras se la llevaban.

- Ratónito. ¡Puf! Con lo que cuesta quitar las manchas de sangre. Yo eso no lo limpio. ¿Y quién puede ser la Koopa muerta esa?

- Robert. Ambos iban sigilosamente, intentando no llamar la atención. Si unimos eso con que Paratroopi no estaba allí con ellos... Tal vez sea familiar de Paratroopi.

...............................................................................................................................

(En la puerta de entrada a la habitación de Bombazulina, conversan Ratónito y Bombazulina)

- Ratónito. Pobre tía de Paratroopi... Viene de visita unos días y van Goombilón y Guydo y se la cargan.

- Bombazulina. ¡Madre mía! Goombilón no me ha contado nada.

- Ratónito. ¿No le has notado raro últimamente?

- Bombazulina. La verdad es que si... Esta mañana bien pronto se ha marchado del castillo sin decirme nada.

- Ratónito. En ese momento es cuando estarían pensando cómo podrían deshacerse del cadáver. Y me juego lo que quieras a que Kamek también está detrás de todo esto.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa, Kaproopa y Bombazulina conversan también)

- Bombazulina. No le digas nada a Paratroopi, porque puede afectarle bastante. Su tía por parte de madre vino de visita y Goombilón y Guydo la han matado bajo las órdenes de Kamek. Hace unas horas se estaban llevando sigilosamente el cadáver para deshacerse de las pruebas.

- Kaproopa. ¿E-esto va en serio? (Bombazulina asiente) ¿Y por qué lo han hecho?

- Bombazulina. No sé, pero alguna razón habrán tenido...

...............................................................................................................................

(En la sala real de Bowser, se encuentran el amo y Kaproopa)

- Bowser. Habla, secuaz. ¿Qué querías?

- Kaproopa. Quería informarle a su Malignidad de que ha habido un asesinato dirigido por Kamek.

- Bowser. ¡¿Cómo?! ¡Explícate!

- Kaproopa. Kamek ordenó a dos de sus secuaces, Goombilón y Guydo, que mataran a la tía por parte de madre de Paratroopi, que venía unos días de visita, por causas desconocidas. Varios testigos han visto cómo se llevaban los dos miembros del Trío de Élite el cadáver, que no paraba de sangrar.

(Bowser se queda boquiabierto)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

(Horas después, a la habitación de Korokoopa llegan los padres)

- Korokoopa. Bienvenidos, pasad, pasad.

- Kolorado. Qué largo se me ha hecho el viaje.

- Kaproopa. Normal, es que vivimos lejos de vosotros.

- Mujer de Kolorado. Cariño, no te quejes, que en tu trabajo has hecho viajes más largos.

- Kolorado. (Largo silencio) Bueno... ¿Quién va a sacar el tema? ¿Lo saco yo?

- Korokoopa. (Alegre) Adelante, papá.

- Kolorado. ¿Dónde está ese chico tan especial, hija?

- Kaproopa. Ya estábamos tardando... Pues es un chico muy amable. Es la mejor persona que hay en este castillo.

- Korokoopa. Di que él y sus amigos son unos pesados. Siempre están montando fiestas y molestando a todo el mundo.

- Mujer. Uh... ¿Dónde viven?

- Korokoopa. Encima nuestra. Id a visitarle si queréis.

- Kaproopa. N-no es necesario...

- Kolorado. Claro que sí. Vamos a ir a conocerle y a invitarle a cenar.

- Korokoopa. Perfecto. (Le susurra a sus padres) Psst, tened cuidado con el Shy Guy. Es un psicópata...

- Kaproopa. ¡¿Qué?! (Kolorado y su mujer salen de la habitación) Korokoopa, como esto salga mal no te lo pienso perdonar en la vida.

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite, por la tarde, se encuentran los tres miembros de este equipo junto con Kamek)

- Kamek. Bien, ahora que Clawdia está muerta hay que pensar la manera de deshacernos de ella. Propongamos ideas.

- Paratroopi. ¿La habéis matado al final?

- Guydo. Nuestro jefe Kamek lo ha hecho.

- Kamek. Vamos a proponer ideas, ¡por favor! (Llaman a la puerta) Qué oportuno, maldita sea.

(Guydo va a abrir la puerta)

- Guydo. (Abre la puerta y encuentra al otro lado al Profesor Kolorado y a su mujer) Buenos días, ¿quiénes son?

- Mujer. (Susurrándole a Kolorado) Cariño, este debe de ser el psicópata de la máscara.

- Guydo. ¡¿Perdón?!

- Kolorado. Somos los padres de Kaproopa. Venimos a conocer a su prometido. (Entran serios en la habitación sin permiso)

- Guydo. ¿Pero qué prometido? Si solo son novios. (Ve que ya han entrado en la habitación, pero dice irónicamente) Pasen, pasen...

- Kolorado. ¿Quién es el novio de mi hija?

(Paratroopi se levanta lentamente)

- Paratroopi. (Con miedo) Eh... Esto... Yo...

- Kolorado. Ah... Nos han contado cosas bastante malas de ti.

- Paratroopi. ¿Quién?

- Kolorado. Mi hijo Korokoopa, también tu jefe...

- Paratroopi. (Mira a Kamek) ¿Kamek? ¿Es eso verdad?

- Kamek. (Mirando a Kolorado) Discúlpeme, buen hombre, pero tengo que decirle que estaba muy confundido. No quería decirle eso. El Cabo Paratroopi es un secuaz estrella.

- Kolorado. ¡Pues aclárese! Que hemos venido expresamente por lo que nos dijo. En fin, Cabo Paratroopi, quedas invitado esta noche para la cena de Navidad en la casa de mi hijo.

- Paratroopi. ¿Qué? Esto... Vale.  Hmmm... ¿No quieren quedarse a tomar algo aquí con nosotros?

- Kolorado. (Mirando a su mujer asustada) Eh... No, gracias. Parecen ustedes muy ocupados. Hasta esta noche. (Salen de la habitación. Guydo cierra la puerta y muestra su confusión)

- Guydo. Vaya con los padres de Korokoopa... Qué groseros y qué directos...

- Goombilón. Eh... ¿Y por qué han aparecido por aquí de repente los suegros de Paratroopi?

- Kamek. Esto... Les avisé yo.

- Paratroopi. ¡¿Cómo?! ¡¿Por qué has hecho eso, jefe Kamek?!

- Kamek. Cosas mías. No tengo por qué darte explicaciones.

- Paratroopi. Pues me has fastidiado pero bien. Ahora gracias a ti tengo cena navideña con los suegros...

- Kamek. No te preocupes, Cabo Paratroopi. No voy a dejar que te alejen de tu querida Kaproopa.

- Guydo. Kamek, no estarás pensando en matarlos, ¿no?

- Kamek. (Furioso) A quien voy a matar es a ti, pero por pesado. ¡Que yo hoy no voy a matar a nadie!

- Paratroopi. ¿Entonces cómo piensas ayudarme?

- Kamek. Ya lo verás, Cabo Paratroopi, ya lo verás. Tú muestra tu mejor imagen ante los padres de Kaproopa, lo más importante para alcanzar su aprobación, que unos conocidos míos se encargarán de ayudarte.

(Kamek alza la varita y desaparece)

- Paratroopi. Bueno, yo voy a dar un paseo para despejar la mente...

- Guydo. Te acompaño. (Guydo y Paratroopi salen de la habitación. Goombilón se queda solo y momentos después llaman al timbre)

- Goombilón. Madre mía. El día de hoy está movidito... (Goombilón abre la puerta y se encuentra a Bombazulina al otro lado) Hola Bomba. ¿Qué tal te ha ido el día?

(Bombazulina entra en la habitación)

- Bombazulina. Pues no tan ajetreado como a ti.

- Goombilón. ¿Cómo?

- Bombazulina. Goombilón... ¿Hay algo que no me hayas contado?

- Goombilón. (Disimulando, pensando en la muerte de Goombulote) Eh... No.

- Bombazulina. (Pensando en la muerte de la tia de Paratroopi) ¡Mientes! Sé que se ha producido una muerte que podría importarte...

- Goombilón. (Pálido) ¿Có-cómo lo sabes?

- Bombazulina. Me lo han contado. Al principio me costó creerlo, pero es que te han visto varios en aquella escena.

- Goombilón. Jo, pues yo no he visto a nadie conocido. Ver para creer.

- Bombazulina. Y lo que más me duele es que hayas participado tú en su muerte...

- Goombilón. ¡¿Qué?! Bomba, no sé lo que te habrán contado pero yo no he matado a nadie.

- Bombazulina. No intentes disimular. Pobre Paratroopi, lo dolido que tiene que estar.

- Goombilón. ¿Cómo? ¿Pero qué pinta Paratroopi en esta historia? Aquí el que ha salido dolido he sido yo, que con su muerte me he quedado tranquilísimo. Ya no me volverá a molestar más pensando que estoy saliendo con su novia.

- Bombazulina. (Muy confusa) ¿Eh? ¿Qué dices de una novia? ¿Tenía la tía de Paratroopi una novia?

- Goombilón. (Más confuso aún) A ver, vamos a aclararnos. ¿Aquí de quién estamos hablando?

- Bombazulina. Yo de la tía de Paratroopi que tú y Guydo habéis matado.

- Goombilón. ¿Qué tía?

- Bombazulina. ¡La que ha venido a visitar a su sobrino por Navidad!

- Goombilón. Pero si Paratroopi no tiene ninguna tía...

- Bombazulina. ¡¿Entonces quién es la mujer que llevábais a rastras hace unas horas?! Lo sabe casi todo el castillo.

- Goombilón. (Muy pálido) Eh... Es... Es... Clawdia Koopa... (Bombazulina palidece también)

- Bombazulina. ¿Q-qué has dicho...?

- Goombilón. Es Clawdia Koopa. Bueno, mejor dicho, era. Está muerta de verdad.

- Bombazulina. Madre mía, ¿pero qué hace esa mujer en este castillo?

- Goombilón. ¿Y a mí me lo preguntas?

- Bombazulina. Hay que avisar a Kamek e intentar que esto no llegue a oídos de Bowser. (Se queda pensativa unos instantes) Por cierto, ¿Y tú de quién hablabas antes?

- Goombilón. Ah, de la muerte de un viejo enemigo, Goombulote se llamaba.

(Bombazulina y Goombilón salen de la habitación en busca de Kamek)

_______________________________________________________________

(Por la noche, el castillo está tranquilo. Korokoopa y Kaproopa han acabado de preparar la cena. Los padres están sentados en un sofá)

- Kolorado. A ver cuánto tarda en venir ese chico.

- Kaproopa. Papá, no empecemos, ¿eh? Paratroopi es muy puntual.

- Mujer. Contadnos más cosas de ese chico, yo quiero conocerle mejor.

- Korokoopa. Está bien. Él y sus dos compañeros forman un grupo muy raro. En este castillo han hecho las cosas más estrañas que nunca pensaríais que podrían hacer. (Kaproopa corta a Korokoopa)

- Kaproopa. Bueno, tampoco exageremos...

- Korokoopa. (Mira a Kaproopa) Hermanita, me congelaron en la cámara frigorífica del castillo.

- Kaproopa. Y dale con la condenada camarita.

- Mujer. (Dice irónicamente) Ah... Pues qué bueno parece ser ese Paratroopi...

(Llaman a la puerta. Se levantan todos y Korokoopa se dirige a la puerta)

- Kaproopa. Por favor, no montéis ninguna escenita con Paratroopi, ¿eh?

(Entra Paratroopi y todos se saludan. Hay un poco de tensión en el ambiente)

_______________________________________________________________

(Por otra parte, en la sala de reuniones del Castillo de Bowser se encuentran reunidos todos los personajes menos Korokoopa, Kaproopa, Paratroopi y Bowser)

- Kamek. ¡Silencio todo el mundo!

- Rita-disc. Kamek, ¿es que no puedes dejarnos tranquilos ni siquiera en Navidad?

- Kamek. Ya me gustaría a mí. Pero Goombilón y Bombazulina me han contado algo que merece de verdad una reunión. Tengo que aclararos una cosa, pero antes vamos a hacer algo divertido...

(Junto a Kamek se encuentra un bombo de tamaño medio que esconde varias bolas con números. Ratónito está al otro lado del bombo)

- Spiriny. Hala, ¿es esto la lotería?

- Guydo. (Dice irónicamente) No, es una lavadora moderna...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Korokoopa, se encuentran cenando silenciosamente Korokoopa, Kaproopa, los padres y Paratroopi. Hay bastante tensión en el ambiente, hasta que alguien llama a la puerta)

- Korokoopa. Voy yo a abrir. (Abre la puerta y encuentra a Goombi y a Robert) ¿Qué queréis?

- Robert. Avisarte de que hay reunión. Tiene que asistir al menos un representante de cada habitación, y creemos que podrías ser tú. (Le coge del brazo a Korokoopa, pero este se suelta)

- Korokoopa. Ni de broma. Hoy ando ocupado.

- Goombi. (Se asoma aposta) Uy, ¿estáis cenando? Qué hambre.

- Robert. ¿Podemos pasar? (Ambos empujan a Korokoopa)

- Korokoopa. ¡¿Qué?! ¡No! ¡Iros de aquí ahora mismo! Esto es privado.

- Kolorado. (Mira a Goombi y a Robert) Hijo, ¿quiénes son estos dos?

- Korokoopa. Nadie, unos compañeros que ya se iban, ¿verdad?

- Mujer. (Mira a Goombi) Oooh... Pero mira qué Goomba más bonito.

- Robert. (Ve que Goombi le guiña un ojo para que invente algo) Y qué hambriento... Hoy no ha cenado el pobre.

- Mujer. ¿En serio? Pues quedaos con nosotros a cenar, que sobra comida.

- Korokoopa. ¡¿Qué?! No, no, no. Mamá, no se pueden quedar.

- Mujer. Que sí, que lo digo yo.

...............................................................................................................................

(Varios minutos después, se encuentran comiendo en la mesa todos y conversando)

- Goombi. Pues el Cabo Paratroopi es un gran secuaz, ¿verdad, Robert?

- Robert. Por supuesto. Siempre está ahí para ayudar a quien lo necesite.

(Paratroopi se está alegrando y Korokoopa se está enfadando)

- Korokoopa. ¡¿Pero qué decís?! Si ni siquiera le conocéis bien. ¿Vosotros oís las fiestas que montan él y sus amigos?

- Robert. Sí, pero siempre cumplen las normas y no superan el límite del tono de música.

- Goombi. Yo jamás me he despertado por ello, y además no hacen tantas.Una cada varios meses...

- Korokoopa. (Alucinando) ¡¿Una cada cuánto?! ¡Pero si están constantemente! (Mira a sus padres) Papá, mamá, estos dos están mintiendo. No sé por qué, pero quieren dar un imagen equivocada de Paratroopi. Si no os lo creéis, preguntad de nuevo a Kamek, mi jefe, quien os ha convencido.

- Kolorado. Hijo, ahora mismo te íbamos a decir que tu jefe nos ha dicho que se había equivocado completamente con lo que nos dijo.

- Kaproopa. Pues claro que sí. Es que mi hermano le odia no sé por qué razón.

- Korokoopa. (Soprendido) Estáis todos compinchados... ¡¿No es así?!

- Robert. (Coge a Korokoopa de un brazo) Korokoopa, estás empezando a delirar. Te llevaré a la reunión para que te despejes un poco...

- Korokoopa. (Se vuelve a soltar) ¡Que no me cojas del brazo! Dejadme en paz todos.

(Siguen cenando)

_______________________________________________________________

(En la sala de reuniones del castillo, los personajes de antes siguen reunidos)

- Spiriny. ¡Qué bien! Ansiaba participar en una lotería de Navidad.

- Kamek. En efecto, así es. Muy buenas tardes a todos, hoy tenemos el honor de celebrar la primera lotería de la historia del castillo, y casualmente lo hacemos el día de Navidad. Ratónito, mi ayudante, girará este gran bombo en tanto que vosotros cogéis un número. El apremiado recibirá el premio especial del castillo.

(Varios Boo Guys van repartiendo billetes con números)

- Popkey. ¿Y de qué se trata?

- Kamek. De una Koopa muerta. (Todos se sorprenden) ¿Qué creíais, que no sabía que se ha corrido la voz por todo el castillo?

- Ratónito. (Soprendido) ¿En serio la habéis matado? No os veía capaces...

- Kamek. Sí, pero la muerta no es la que vosotros creíais. No hemos matado a ninguna tía de Paratroopi ni hemos dejado restos de sangre.

- Ratónito. Mejor, menos que limpiar.

- Rita-disc. ¿Entonces a quién habéis matado? Porque yo no entiendo nada.

- Kamek. Adelante, sacad a la muerta... (dos Koopatrulleros aparecen y dejan junto a Kamek a Clawdia) Esta es ni más ni menos que Clawdia Koopa, la muerta que vísteis. (Casi todos se alteran)

- Spiriny. ¿Es esa la famosa Clawdia?

- Popkey. Madre mía, menos mal que no la vio Bowser...

- Kamek. No la ha visto, pero llegó a sus oídos la muerte de una Koopa. Eso significa que uno de vosotros se fue un poco de la lengua. ¿Alguien quiere decir quién ha sido? (Nadie dice nada) En fin, como he conseguido convencerle de que no ha habido ninguna muerte, sigue sin saber nada de Clawdia y no me importa gran cosa.

- Goombilón. Jefe Kamek, yo tengo una pregunta, ¿dónde la has guardado todo este tiempo?

- Kamek. En la sala de tesoros del sótano. Ahí no se asoma nadie. (Mira a Ratónito) Si no hay más preguntas, empecemos el juego. El que gane el premio se tendrá que ocupar de deshacerse de Clawdia u ocultarla como sea. (Ratónito empieza a girar el bombo y los secuaces se empiezan a levantar)

- Spiriny. Yo no pienso quedarme con esa mujer.

- Popkey. Pues yo menos.

- Bombazulina. A mi me da mucho miedo.

- Rita-disc. Estáis todos locos. Yo me vuelvo a mi habitación. (Le gente se empieza a ir menos Goombilón y Guydo)

- Kamek. ¡Pero no os vayáis! ¿Y ahora qué hacemos?

- Goombilón. Jefe Kamek, se me acaba de ocurrir una idea magnífica para esconder a Clawdia para siempre...

- Kamek. ¿Qué hay que hacer?

- Goombilón. Ya os lo contaré por el camino, vosotros acompañadme... (Goombilón, Guydo y Kamek salen de la sala de reuniones)


(26 de diciembre por la mañana. El día de Nochebuena ha acabado. En el cementerio de la periferia de la Ciudad Toad se encuentra un Toad con un alzacuellos frente a una tumba. Al otro lado están varios Goombas vestidos de negro, entre ellos Goombella llorando)

- Toad. Hermanos, hermanas. Hoy nos reunimos en un triste día para dar el último adiós a Goombulote. Después de que varios de sus conocidos salgan a decir unas cuantas palabras sobre él, le enterraremos. Adelante... (Goombella se pone de espaldas al ataúd, frente a los Goombas)

- Goombella. (Justo cuando va a empezar a hablar, se oyen ruidos que provienen de dentro del ataúd. Goombella mira el ataúd asustada) Uh... ¿Qué demonios ha sido eso?

(El ataúd se abre y sale Clawdia respirando fuerte y con el ritmo muy acelerado)

- Clawdia. ¡¡Ahh!! ¡¿Dónde estoy?! (Todos los que allí están se asustan y se levantan extrañados)

- Goombella. ¡¿Qué tipo de broma es esta?!

- Toad. (Confuso) ¿No era este el entierro de Goombulote? Vaya cambio ha pegado...

- Goombella. ¡Que este no es Goombulote!

(Clawdia sale corriendo del lugar)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación del Trío de Élite llaman a la puerta y Paratroopi va a abrirla. Encuentra al otro lado a Korokoopa)

- Paratroopi. Hombre, Korokoopa, ¿qué tal te va la vida?

- Korokoopa. No te hagas el graciosillo. Habréis triunfado esta vez con vuestro plan de hacerme quedar mal, pero tengo una mala noticia para ti. Mis padres se quedan hasta fin de año; y pienso demostrar que no mereces el amor de mi hermana, ¡aunque sea lo último que haga!

- Paratroopi. Korokoopa, sé que estás aburrido, pero busca otras cosas para distraerte por favor. Me estás resultando un poco pesado. (Se empieza a reir y cierra la puerta)

_______________________________________________________________

(Poco tiempo después, Bowser se encuentra jugando con su hijo Bowsy en la sala real del castillo)

- Bowsy. (Quema con sus llamas el tablero) ¡Estoy cansado de jugar a esto! ¡Quiero otro juego nuevo!

- Bowser. Ya te compraré algo chulo...

(Abren la puerta dos Koopatrulleros)

- Koopatrullero 1. Amo Bowser, hay afuera una mujer que pregunta por usted.

- Bowser. Que se espere, que estoy ocupado ahora.

(Aparece Clawdia Koopa empujando a los Koopatrulleros)

- Clawdia. ¡Bowser! (Bowser mira a Clawdia y al principio no la reconoce)

- Bowser. ... (La reconoce al final y se queda casi sin palabras) Clawdia...

(Una mañana está comenzando en el Reino Champiñón. Cada vez queda menos para que el año acabe y empiece uno nuevo y con más acción)

En el próximo episodio... (Una fiesta de fin de año, un sabotaje y unos padres decisivos)

(En el sótano del castillo...)

- Kamek. ¡¿Qué?! ¿Pero qué ha pasado? ¿Qué está mal?

- Harry. Esta cámara frigorífica es muy antigua, ¿no es así? Este tipo de instalaciones para congelar utilizaban gases tóxicos a largo plazo.

- Ratónito. ¿Gases tóxicos? ¿Pero esto es una cámara frigorífica o una cámara de gas? Vaya fastidio, yo tenía guardado mucho queso ahí dentro...

- Kamek. Y yo la cena de fin de año de todo el castillo...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Kammy. ¿Conocéis a la nueva secuaz del castillo?

...............................................................................................................................

(En la habitación real de Bowser se encuentran el amo y Clawdia. Aparecen Kamek y Robert)

- Kamek. Maldita sea... No ha sido una alucinación de mi madre...

- Robert. Esta mujer es peor que una plaga. La matas y vuelve a la vida.

- Bowser. ¡Oh! Kamek, mira quién ha venido. No te asustes, me ha contado todo lo que le pasó en la isla y me ha prometido que ha cambiado.

_______________________________________________________________

(En la habitación de Korokoopa...)

- Korokoopa. ¿Quién va a hacer la cena hoy?

- Kaproopa. Yo y Paratroopi. Papá y mamá están empeñados con ver qué tal cocina él. (Kaproopa se vuelve a meter en la cocina y Korokoopa saca sonriente lo que guardaba en uno de sus bolsillos: laxantes)

- Korokoopa. Ya verán ellos qué tal cocina Paratroopi cuando prueben esto, je, je...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Kamek. (Nervioso) Madre, lo he estado pensando y tengo que contarte algo para quedarme tranquilo.

- Goombi. (Con cara de felicidad) ¿Kammy se vuelve a su casa?

- Kamek. No, algo peor... (Mira a Kammy) Madre, prométeme que no vas a enloquecer cuando te diga esto... Esta noche vienen a cenar a la fiesta los padres de Ratónito.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.